OtrosSalud

Estética para el Alma

Por Jossie del Valle.

¡Cuánto interés por mantener y mejorar la belleza física! Cuántas visitas a gimnasios, clínicas de estética. Cuánta preocupación por dietas para  tener un peso ideal o afán  por repletarnos de vitaminas,  suplementos nutricionales y  todo lo que creemos que pueda aportar vitalidad  y bienestar… todo ello  está  bien,  cuidar nuestro cuerpo, a fin de cuentas, es lo que exponemos a primera vista y es el cofre en donde guardamos  nuestra alma,   pero seria bueno recordar  que cuando nos toque partir de este mundo hacia otra dimensión abandonaremos  ese cuerpo que tanto insistimos en embellecer, sin embargo la otra belleza, la interior es eterna y el tiempo ni la arruga ni la  deteriora.

Deberíamos darle un énfasis especial a cuidar y embellecer nuestro interior y para ello podríamos tomar en cuenta lo siguiente: primeramente no vayas a dormir y esperar el nuevo día sin haber perdonado o pedir perdón cualquiera que sea el caso, para poder conciliar el sueno tranquila y plácidamente, el perdón tiene cualidades sanadoras inmensas. El perdón es el mejor limpiador para el alma.

El mejor hidratante es la Fe, un alma sin Fe se reseca, se marchita. La fe provee la confianza para creer que Dios guía tu vida y te ilumina  el camino.

La mejor vitamina  para el alma es la oración, esa oración dicha desde el corazón no recitada automáticamente, te permite comunicarte con tu Ángel de la guarda, quien servirá de mensajero a la Luz de tus intenciones,

El mejor  nutriente para nuestra alma es el amor incondicional, ese amor que deja de buscar el bienestar individual y se orienta a hacerle el bien a otros, hacia la generosidad, hacia el desapego y despeja  todo lo que obstaculiza la espiritualidad.

 

Cuán importante es afanarnos por valorar nuestro interior e incrementar su estética, las personas que tienen un alma especialmente bella reflejan  un encanto,  un brillo  único que trasciende hacia el exterior, esa belleza  emana desde el corazón donde viven los sentimientos y se proyecta  en la  mirada y en la  sonrisa que son ventanas del alma, esa maravillosa belleza  no se puede comprar ni buscar desde afuera ni viene envasada en frascos,  somos nosotros quienes tenemos los ingredientes y la fórmula para ese tratamiento estético único y esplendoroso.

El mayor beneficio de cuidar y proteger nuestra alma son las inmensas bendiciones que se evidencian en  una  inmensa paz que a su vez es fuente de la más perdurable y profunda felicidad.

En un mundo lleno de tentaciones, de  frivolidades materialismos y apegos de ego  hay que ser firmes y coherentes con nuestra evolución espiritual  sin descuidar las necesidades y la salud de nuestro cuerpo darle el cuidado y la atención a  nuestro ser interior  procurando proporcionarle todo lo que realce  su belleza  y de esta manera habremos podido  dignificar y honrar nuestra naturaleza humana  con su chispa divina.

 

email
Anterior

Chelsea venció al Barcelona, Falcao jugó y aportó gol en los penales

Siguiente

Resultados Fecha 3, Liga Directv de Baloncesto 2015-2