OtrosSalud

Fatiga Muscular

La fatiga muscular ocurre cuándo los músculos no pueden ejercer la fuerza que pueden desarrollar normalmente o cuándo se requiere un esfuerzo mayor al normal para alcanzar un determinado nivel de fuerza. La fatiga muscular se puede deber a diversas causas, desde la práctica de actividad física a causas genéticas que provoquen debilidad muscular. Esta afección es reconocida en el ámbito médico como un problema físico que en determinados casos puede ser muy peligroso.

 

Fatiga muscular inducida por actividad física

En el caso de fatiga muscular inducida por la realización de ejercicio físico, ya sea en una actividad cotidiana o de tipo deportivo, se cree que el origen está en una insuficiencia temporal en el suministro energético del músculo. Algunos estudios implican también una alteración en el flujo de calcio a través de los músculos, esencial en la contracción de las fibras musculares. La fatiga inducida por ejercicio no se suele tratar como un problema médico serio, pues es visto como una consecuencia normal si se mantiene una determinada actividad física durante un cierto tiempo. Este es el motivo de que los deportistas varíen a menudo sus rutinas e intensidad de entrenamiento.

La fatiga muscular inducida por actividad física es también frecuentemente conocida como fatiga metabólica. Una actividad continuada puede llevar a una disminución de los sustratos energéticos o a una acumulación de metabolitos en los músculos cuyos efectos, directos o indirectos, provoquen la fatiga muscular. Por ejemplo, bajada de ATP en las células musculares, aporte de oxígeno disminuido o no suficiente para mantener la actividad, pérdida de fosfato en el músculo (necesario para la fabricación de ATP), disminución del glucógeno muscular o acumulación de ácido láctico en el músculo.

Otras causas

Cuándo el esfuerzo físico no es una causa obvia de la fatiga muscular, o cuándo un esfuerzo mínimo provoca una fatiga severa, es necesario acudir a un especialista que pueda diagnosticar la causa. La debilidad en los músculos puede ser un problema muy serio que afecte a la calidad de vida del paciente. También puede ser síntoma de algunas enfermedades graves que deriven en problemas cardíacos y respiratorios o incluso la muerte, como la Enfermedad de Lou Gehrig (Esclerosis lateral amiotrófica o ELA, la enfermedad que padece el celebre físico Stephen Hawking), una enfermedad neurodegenerativa que afecta a las neuronas motoras y que puede llegar a causar la muerte del paciente como consecuencia de una debilidad muscular severa que llega a paralizar e impedir la respiración. 

Alteraciones en diversas partes del cuerpo pueden contribuir a la fatiga muscular, incluyendo problemas en el tejido muscular o en células nerviosas del área que presenta fatiga así como otras zonas del sistema nervioso periférico y central. Cuándo un paciente presenta fatiga muscular crónica el médico puede realizar diversas pruebas, como las pruebas de estrés, para poder descubrir la causa. El médico también puede relacionar otros síntomas como dolor articular, temblores, etcétera. Algunas de estas alteraciones pueden tener origen genético.

El tratamiento de la fatiga muscular varía considerablemente en función de la causa. La fatiga muscular inducida por ejercicio suele remitir por sí sola y a lo sumo se recomienda reposición de líquidos y sales minerales y descanso. Otras causas pueden requerir tratamiento farmacológico destinado a eliminar la causa que provoca la fatiga muscular o disminuir sus síntomas. También es habitual la fisioterapia para fortalecer la musculatura del paciente para que sea más funcional.La fatiga muscular ocurre cuándo los músculos no pueden ejercer la fuerza que pueden desarrollar normalmente o cuándo se requiere un esfuerzo mayor al normal para alcanzar un determinado nivel de fuerza. La fatiga muscular se puede deber a diversas causas, desde la práctica de actividad física a causas genéticas que provoquen debilidad muscular. Esta afección es reconocida en el ámbito médico como un problema físico que en determinados casos puede ser muy peligroso.

Alteraciones en diversas partes del cuerpo pueden contribuir a la fatiga muscular, incluyendo problemas en el tejido muscular o en células nerviosas del área que presenta fatiga así como otras zonas del sistema nervioso periférico y central. Cuándo un paciente presenta fatiga muscular crónica el médico puede realizar diversas pruebas, como las pruebas de estrés, para poder descubrir la causa. El médico también puede relacionar otros síntomas como dolor articular, temblores, etcétera. Algunas de estas alteraciones pueden tener origen genético.

El tratamiento de la fatiga muscular varía considerablemente en función de la causa. La fatiga muscular inducida por ejercicio suele remitir por sí sola y a lo sumo se recomienda reposición de líquidos y sales minerales y descanso. Otras causas pueden requerir tratamiento farmacológico destinado a eliminar la causa que provoca la fatiga muscular o disminuir sus síntomas. También es habitual la fisioterapia para fortalecer la musculatura del paciente para que sea más funcional.

 

Fuente: curiosoando.com/que-es-la-fatiga-muscular

email
Anterior

River Plate, preparado para la siguiente fase de Libertadores: Teo Gutiérrez

Siguiente

Edwin Ávila, el mejor colombiano en etapa de la Vuelta a Castilla y León