Columna LÍDEROpinionOtros

Futbol por TV: es tan buen negocio?

Sin lugar a dudas Fuad Char es uno de los dirigentes con mayor recorrido y reconocimiento por parte del mundo del futbol colombiano. Particularmente en la costa Caribe la familia Char es parte fundamental de la historia del Atlético Junior.

Char es un dirigente de carrera que al lado de nombres como Alex Gorayeb, Guillermo Cortes,  León Londoño, Hernán Botero o Ignacio Klein hicieron grande el balompié de clubes del país.

Es por ello que cuando don Fuad habla, hay que pararle bolas.  El exsenador costeño ha manifestado abiertamente que en el tema de la televisación de los partidos la Dimayor no está haciendo bien las cosas.  Un llamado de atención clara a su exsubordinado Ramón Jessurun, hoy presidente de la Dimayor, quien hace carrera  para la presidencia de la federación cuando su mancorna Luis Bedoya deje la silla.

Creo que el dirigente de Junior tiene razón, el futbol colombiano se “envacalocó” con el tema de la transmisión de los partidos por  televisión. Los horarios de transmisión atomizaron los partidos que reparte una fecha en tres días: viernes, sábados y domingos sin tener en cuenta si los horarios escogidos son rentables para los clubes en cuanto a la disponibilidad e interés  de sus hinchas para acudir a los estadios.

La “peruanizacion del futbol colombiano”  nos ha llevado a tener juegos a la 1 de la tarde o juegos a las 7.45 p.m. los domingos cuando la gente se prepara para regresar a sus  labores semanales. El negocio de la televisión se apoderó del futbol colombiano sin tener en cuenta el interés de los clubes, como lo denuncia el senador Char.  La televisión mangonea el futbol profesional colombiano  a su amaño e interés  con su multiplicidad de  días y horarios desubicando a los hinchas que en muchos casos no saben ni siquiera a qué horas juega su cuadro.

Los datos estadísticos muestran que en las tres primeras fechas de la liga Postobon II, el promedio de asistencias es de 7000 personas en los estadios;   en el torneo anterior el promedio fue de 9000 personas;  cifras realmente pobres para el futbol profesional. 

Cierto es que el negocio de la televisión entrega unos dividendos económicos  a los equipos, pero ¿esos dividendos justifican el alejamiento de los hinchas y la pasión en los estadios?

Ahora bien, ¿estos dividendos económicos están realmente ayudando a los equipos, se está invirtiendo en figuras para que el espectáculo  crezca?  O por el contrario, ¿nos estamos llenando  otra vez de jugadores extranjeros sin ningún o poco recorrido?  ¿Seguimos teniendo equipos que no pagan, ni siquiera la seguridad social, de sus jugadores?  ¿Es cierta tanta belleza de la bonaza económica del fútbol colombiano que muestra la Dimayor en sus balances? ¿Y la economía de los clubes como esta?

El argumento según el cual esto de la televisación y hacer dos campeonatos al tiempo: liga y Copa,  sucede en otros países no pasa de ser una argumento pobre que refleja aquello de querer copiar siempre lo de afuera sin tener en cuenta cuáles son nuestras reales condiciones internas.

Sin embargo y llama la atención, hay un silencio stampa como dirían en Italia, cuando el tema  llega a los medios, pasa de largo sin que amerite por lo menos un análisis serio en cuanto a  si este negocio  favorece a unos pocos  y perjudica a muchos.

RafaV.

rafael.villegas@colombiasports.net

 

 

email
Anterior

Un tal fantasma llamado descenso

Siguiente

Resultados, Posiciones y próxima fecha, Liga Argos Futsal