OtrosSalud

Hábitos que dañan el cerebro

Un documento divulgado por la Organización Mundial de la Salud  muestra todas aquellas actividades comunes que pueden afectar a nuestro cerebro. La lista incluye 

-No desayunar. Las personas que no toman desayuno no poseen un nivel óptimo en azúcar y proteínas. Estos nutrientes son necesarios, sobre todo en las primeras horas del día, ya que evitan la degeneración del cerebro.

 Cubrirse la cabeza para dormir. Cuando se duerme con la cabeza tapada aumenta la concentración del dióxido de carbono en el cerebro y ocasiona efectos dañinos en él.

Alto consumo en azúcares. El exceso de azúcar interrumpe la absorción de proteínas y, si el cuerpo no consume correctamente los nutrientes, el desarrollo del cerebro se ve interferido.

Falta de actividad física. Sugieren que el ejercicio físico puede cambiar la estructura, el funcionamiento del cerebro y lo mantiene saludable.

Dormir poco. El sueño aumenta la reproducción de las células que participan en la formación de la mielina: material aislante en las proyecciones de las células nerviosas dentro del cerebro y la médula espinal.

Forzar al cerebro durante una enfermedad. Trabajar o estudiar mucho cuando uno está enfermo es muy dañino. Esto provoca una disminución en la eficacia del cerebro a largo plazo ya que se recomienda descansar cuando uno está mal de salud.

Fumar. Ya se sabe que fumar es un hábito que daña la salud en general. Sin embargo, la exposición al cigarro en lugares cerrados durante más de una hora tiene efectos en la vascularización del sistema nervioso central.

-Abusar de los alimentos. La investigación publicada afirma que tras permanecer un tiempo a dieta se activan genes ligados a la longevidad y al buen funcionamiento del cerebro.

Ser solitario. La corteza prefrontal, situada sobre los ojos, es más grande cuanto aumenta el número de amigos con los que contamos.

Estar en un Medioambiente contaminados. El cerebro es el órgano que más consume oxígeno. Si se está por mucho tiempo en algún lugar contaminado, se disminuirá el suministro de oxígeno al cerebro y habrá una deficiencia en el órgano.

Reacciones violentas y estrés. Hay que evitar cualquier reacción sorpresiva o estrés, ya que causan el endurecimiento de las arterias del cerebro. Si éstas se fortifican, la capacidad mental disminuye con el tiempo.

 

 

Fuente: diarioregistrado.com

 

email
Anterior

Alejandro González, en octavos de final del Abierto de Caltanissetta

Siguiente

Cuento de fútbol / Camino a la final