FarándulaMotorOtros

Hoy recordamos a Jim Clark: el escocés volador

James  Clark Jr., “Jim”, conocido como el escocés volador,  es uno de los más grandes pilotos que ha dado la historia del automovilismo deportivo.  Marcó una década en la Fórmula 1, la de los 60s,  Se decía que era el sucesor de Fangio

De poca estatura, fue un hombre serio, educado e inteligente y  un piloto de gran talento,  magistral forma de conducción, pericia,  virtud para controlar los autos -cualquiera fuese la categoría- e increíblemente veloz a la hora de acelerar.

En alguna ocasión se dijo que el auto que pilotaba Jim Clark, tenía 50 caballos más de fuerza que los de sus rivales competidores,  sólo que los caballos no estaban en la potencia del motor del auto, sino que en cada mano él llevaba 25 caballos de fuerza extra.

Nació hace 77 años, el 4 de marzo de 1936, en Kilmany, condado de  Fife, Escocia, fue el único varón en una familia con cuatro hermanas y con padres granjeros  muy estrictos. Desde pequeño, comenzó a sentir pasión por la velocidad pero sus padres le prohibieron el automovilismo. Sin embargo, desde muy joven corrió en rallies. Luego, se unió al “Border Reivers”. En una de estas carreras manejó un Lotus Elite teniendo como rival nada más que a Colin Chapman dueño de la escudería. Chapman, quien quedó tan impresionado que tiempo después Clark, firmó con Lotus y participó en algunas carreras de Fórmula 2 y Fórmula Jr. con esa escudería.

El nombre de  nombre Jim Clark  estará ligado por siempre a Lotus: le dio dos campeonatos del mundo a esa escudería y perdió la vida manejando uno de ellos.. Sin duda, el Lotus en su momento, fue un excelente auto, pero… en manos del escoces volador, era otra cosa… A esto, muchos expertos comentan que si Jim Clark hubiera pertenecido a otras escuderías que no fueran Lotus, con toda seguridad hubiese llegado a ganar más campeonatos del mundo…

Con 24 años, el 6 de junio de 1960, Jim Clark debutó en F1 durante el  GP de Holanda a bordo de un Lotus 18,  marchaba quinto cuando un desperfecto en la caja de cambios lo sacó de competencia. Ese año corrió apenas 5 Grandes Premios -la mitad de la temporada-, con un 8vo. puesto final. Ese mismo año obtuvo el tercer lugar en las 24 horas de Le Mans.

En 1961 compitió en 8 Grandes Premios de Fórmula Uno con LOTUS, obteniendo 11 puntos dentro del campeonato.

En 1962, fue subcampeón. Estuvo en 9 carreras, ganando tres, pero tras una reñida competencia perdió el título con Graham Hill.

En 1963  participó en 10 carreras de Fórmula Uno, ganó  7 y con 27 años obtuvo su Primer título mundial.  Además, incursionó en la categoría INDY: quedó segundo en  las 500 Millas de Indianápolis y ganó las 200 millas de Michigan.

El de 1964 fue un campeonato duro, con increíbles batallas entre Graham Hill, John Surtees y Clark. La carrera final en México vio a Hill fuera de la pista tras un incidente con Lorenzo Bandini, compañero de equipo de Surtees. Jimmy lideró la prueba hasta la última vuelta donde, increíblemente, el motor del Lotus dijo basta y el campeonato fue a parar a manos de Surtees y su Ferrari.

1965 fue  el mejor años de Jim, ahora con 30 años  Volvió a ganar el título ese año. Venció los primeros seis Grandes Premios en forma consecutiva, luego ganó otras 3 carrera y el segundo título mundial  Con  su Lotus 25; el motor Climax V-8 fue su arma para ganar los dos mundiales.

Ese mismo año ganó la 500 millas de Indianapolis en donde lideró 190 de las 200 vueltas y venció también en el campeonato Tasman.

Este campeonato, lo corrió con Lotus 25, mismo que era uno de los autos más peligrosos que había fabricado la escudería, no obstante, Clark, logra excelentes triunfos con él. Por cierto, había un dicho popular, que decía que el Lotus 25 había dejado más viudas que la guerra.

Es casi imposible hablar de Clark y no separarlo del Lotus 25, ese auto que Colin construyo especialmente para él, -se dice que Jim debió sentarse en el banco de trabajo en la posición más estirada posible y así los ingenieros de Lotus fueron agregando las demás partes del auto-.

El campeonato de 1966 lo corrió con un auto Lotus tipo 33, que fue un verdadero fracaso, pues el motor causaba muchos problemas. este año comptió en la serie norteamericana NASCAR (Holman-Moody Ford).

La campaña de 1967 comenzó para Jim casi a mitad de temporada, en el Gran Premio de Holanda. Allí, se presentó por primera vez con Lotus 49, arrasando desde la primera vuelta, logrando una ventaja; de ahí en adelante durante toda la temporada, prácticamente no le ven el polvo. Termina tercero en el campeonato perdiéndolo por muy poco, pero admirado por el mundo entero.

 Al comenzar 1968, en la primera competencia en Sudáfrica, obtuvo un amplio triunfo, todo hacia suponer que era el comienzo del camino a su tercer campeonato, sin embargo el destino le tendió su trampa mortal.

La tarde lluviosa del 7 de abril de 1968, en una carrera de F2 en el peligroso circuito de Hockenheim, en Alemania, su Lotus rojo y blanco, se salió de pista por causas aún no establecidas pero seguramente mecánicas y se estrelló contra un árbol.

Se dice que la causa del accidente fue el pinchazo de una de las llantas traseras, lo que produjo que siguiera derecho en una de las rectas del circuito, precipitándose adentro del bosque, impactándo el auto contra un árbol. Increíblemente, es un accidente que todavía hoy no se ha aclarado del todo.

El palmares de Jim Clark se  resume en 73 Grandes Premios disputados, subió 32 veces al podio, obtuvo 25 victorias, 33 poles y 28 records de vuelta. Fue Campeón de Fórmula 1 en 1963 y 1965. Sub campeón en 1962. Tercero en 1964 y 1967. Mónaco fue una de las facturas pendientes que dejó Clark.  Nunca ganó en las calles del Principado. Suena raro pero es así. Jamás pudo cruzar victorioso en Mónaco.

Hace casi 45 años fue la última vez que Jim Clark manejó un auto de carreras.  Pero cuando se habla de automovilismo siempre el nombre de Clark y su Lotus sale a relucir

email
Anterior

Colombia perdió 9-2 con Japón en el Mundial de Softbol

Siguiente

Decepcionante comienzo de Colombia en Copa Libertadores