OtrosSalud

Importancia de la siesta

La palabra siesta proviene del latín sixta, que significa “la sexta hora del día” y que corresponde, aproximadamente, al mediodía entre los romanos.  

La siesta supone un momento de descanso y relajación que permite recuperar fuerzas de cara a la tarde, con lo que aumenta de forma significativa el rendimiento.

La siesta está relacionada con nuestro “reloj biológico” : la actividad cerebral y física disminuye cada cuatro horas y para renovarla el cuerpo necesita unos minutos de descanso, que se corresponderían al momento de la siesta.

Todos necesitamos un tiempo de descanso a lo largo del día. Para disfrutar de una siesta se puede dormir un rato, pero relajarse o simplemente estirarse unos minutos también pueden considerarse una especie de pequeña siesta. Con ello:

  • Se Mejora la sensación de bienestar general.
  • Aumenta la vitalidad.
  • Reactiva los reflejos.
  • Mejora nuestro grado de atención.
  • Incrementa la eficacia de nuestro trabajo.
  • Disminuye el riesgo de accidentes cardiovasculares.

La somnolencia que experimentamos después de comer no se debe a la digestión (aunque una comida copiosa pueda acentuar el efecto), sino a una necesidad del cuerpo, que reclama un poco de descanso. Nuestro ritmo de vida se divide entre períodos de actividad y períodos de relajación y hay que saber cómo alternarlos; por eso se recomienda tomarla:

  • Tras una comida excesiva, para favorecer la digestión y reponer fuerzas antes de reemprender la actividad.
  • Es muy conveniente en momentos de presión laboral.
  • Si al conducir uno se siente cansado o tiene sueño.
  • Antes de una noche en la que se prevé que no se va a descansar lo suficiente. Se trataría de dormir después de mediodía anticipándose a un trabajo de noche o a una salida nocturna.
  • Y se recomienda muy muy especialmente a quienes sufren déficit de sueño

Una siesta de una hora puede mejorar nuestro nivel de alerta hasta por 10 horas. Sin embargo, cuando pasamos los 45 minutos, nos arriesgamos a sufrir “inercia del sueño”, esa sensación de no haber despertado por completo y que nos deja como zombies por un buen rato.

Lo ideal, según descubrió un grupo de científicos de la NASA es que una siesta de 26 minutos es capaz de incrementar nuestro rendimiento en un 34% y el nivel de alerta en un 54%.

 

Fuentes:

http://www.actitudfem.com/belleza/articulo/ventajas-de-dormir-una-siesta

http://salud.kioskea.net/faq/856-las-ventajas-de-dormir-la-siesta

email
Anterior

Santa Fe se llevó los tres puntos ante Medellín por Liga Postobón

Siguiente

Juan Sebastián Cabal y Robert Farah, subcampeones del ATP 250 de Viña del Mar