Columna LÍDEROtros

Jorge Luis Pinto, todo un señor del futbol

Columna El bonche de Memo.

Por Guillermo Cárdenas

En las calles de mi barrio, Primitivo Crespo dicen que al que le van a dar le guardan y hasta se lo calientan, otros dichos más viejos, rezaban que quien persevera alcanza, y todo esto para hacerle un pequeño y merecido homenaje a un trabajador colombiano, señor por donde se le mire y si se quiere demasiado honesto, un hombre pequeño en estatura, pero grande en sus principios, un hombre que a todos los reporteros que cubríamos las prácticas del deportivo Cali por allá en 1991, lo vimos trabajando a sol y agua y que cuando terminaba las prácticas se quedaba contándonos sus anécdotas y enseñanzas de Alemania, país  donde había estudiado.

Este hombre estricto, casi que rayando el mal genio, pero noble en sus decisiones se llama Jorge Luis Pinto, técnico de futbol colombiano, de esos que en su tierra pocos le creyeron y que en su  andar por Suramérica ha triunfado, convirtiéndose en coleccionista de campeonatos, por Perú, por Venezuela, por Costa Rica y hasta por Cúcuta en Colombia.

En mi paso por la selección Colombia y rebuscando archivos, lo encontré como preparador físico en el cuerpo técnico del seleccionado colombiano de mayores en el año 1985, selección que dirigió el Dr. Ochoa para el mundial de 1986. En nuestro país , dirigió a Santa Fe; Millonarios, Unión Magdalena,  Atlético Junior, Deportivo Cali, Cúcuta Deportivo y por todas sus experiencias en el 2007 le entregaron la Selección de mayores; claro, se la entregaron, pero sin la credibilidad que los colombianos le tenemos a los colombianos y además en la Copa América del 2007 en Venezuela, algunos jugadores, ya mayorcitos se estresaron con las exigencias del santandereano y lo voltearon; así a Pinto le tocó coger los apuntes que había recolectado en cada mundial, donde asistida con sus propios recursos y marcharse a otro país donde si le creyeron.

Hoy, el Dios del futbol lo premia gracias a su persistencia, logra el sueño de su vida, ir a un mundial, esta vez no a la tribuna, si no al banco donde van los mejores técnicos del planeta.

Señor Pinto sus lágrimas de felicidad, ratifican mi teoría, Colombia tiene buenos técnicos, señor Pinto usted me hace sentir orgulloso de ser colombiano, en Brasil nos vemos,  que Dios lo bendiga. elbonchedememo@yahoo.com             

email
Anterior

Pensando en el Adulto Mayor

Siguiente

César Villegas, campeón de la Vuelta de la Juventud 2013