Bellos y BellasOtros

Jossimar Calvo sueña con estar en los Olímpicos 2016

Por: Carlos Alberto Cruz Muñoz.

Colombia continúa su camino hacia los Juegos Olímpicos Río 2016 con la ilusión de emular la gran gesta conseguida en Londres 2012, cuando ocho atletas nacionales se subieron al podio de las justas británicas.

En la mitad del ciclo olímpico, y aún con varias competencias por realizarse, varios nombres se empiezan a mostrar como las cartas fuertes del país para encarar la cita olímpica. Uno de ellos es el del gimnasta cucuteño Jossimar Calvo, quién con tan solo 20 años, busca que en su tercera oportunidad de llegar a unos Olímpicos, su sueño se haga realidad.

El ganador del Altius de Plata, en la categoría a Promesa del año 2013, en los Premios Altius del Comité Olímpico Colombiano, llegó a la gimnasia de casualidad, gracias a su admiración por el actor Jean-Claude Van Damme, a quien intentó imitar desde muy pequeño, con cada pirueta que realizaba el belga en sus películas de acción.

“Era muy hiperactivo, me gustaba mucho imitar los movimientos que Van Damme realizaba en sus películas. Cuando la profesora de los cursos de formación de Indenorte me vio, me presentó al profesor Jairo Ruíz, y desde ahí se convirtió en mi entrenador”, recuerda Jossimar, quién comenzó en la gimnasia a los cinco años.

Desde sus comienzos Calvo demostró su habilidad para la gimnasia artística y comenzó a distinguirse en los Campeonato Suramericanos, en las categorías infantil y juvenil, en los que se coronaría como campeón en la general individual, los arzones, las barras paralelas, y en la barra fija, su especialidad.

En su primera visita a Medellín, en 2002, Jossimar pudo conocer a quién a la postre sería su ídolo, compañero de selección Colombia, rival, maestro y amigo.

“Para mí ha sido un honor conocer y compartir con Jorge Hugo en las selecciones nacionales. Lo admiro mucho como persona, como gimnasta y creo que todos debemos agradecer que nos abrió las puertas”, comenta el cucuteño, quién en 2011 superó a su ídolo.

“Veía a Jorge hacer esas hazañas y quería ser como él, y superarlo. En Guadalajara 2011 tuvimos que enfrentarnos en la final de la general individual, en la que yo me quedé con el oro y él con la plata. Fue emocionante sobrepasar a mi ídolo en un evento de esa magnitud”.

Ese enfrentamiento se repitió meses después en el Preolímpico de 2012, en el que Giraldo superó a Calvo por cinco décimas, y le quitó el cupo a los Olímpicos de Londres 2012.

“Fue una derrota muy dura, tenía muchas ganas de llegar a unos Juegos Olímpicos, y por segunda ocasión me quedé con las ganas”, recuerda Jossimar, quién en 2010, y aun siendo juvenil, perdió la oportunidad de representar a Colombia en los Juegos Olímpicos de la Juventud Singapur 2010, al ser superado en el preolímpico por su compañero y paisano Jhonny Muñoz.

A pesar de esas frustraciones, el joven gimnasta colombiano ha visto cómo incrementa su nivel, a partir de los resultados entre los que se incluyen medallas de oro en las copas mundo de Portugal y Eslovenia, en 2013; Corea del Sur, en 2014; Eslovenia en 2015; Juegos Bolivarianos Trujillo 2013, Juegos Suramericanos Santiago 2014 y Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014.

“Al principio veía muy difícil la posibilidad de llegar a unos Olímpicos, y más cuando perdí el cupo en dos ocasiones. Sin embargo, con mis últimos resultados y con el trabajo que vengo realizando creo que es posible, no solo llegar, sino figurar y tener unos buenos resultados. Es difícil, pero no imposible”.

Con 15 años de experiencia practicando la gimnasia artística, Jossimar Calvo tiene claro que su carrera deportiva en algún momento llegará a su fin, y si bien todavía falta mucho para que esto suceda, el cucuteño ya tiene claro qué quiere hacer con su proyecto de vida.

“Me gustaría competir hasta los 34 años de edad, y tener una familia grande, con mi esposa y mis hijos”, afirma con seguridad Calvo, quien actualmente estudia Licenciatura en Educación Física, carrera que alterna con sus entrenamientos.

“Quería llegar a ser reconocido en mi deporte y gracias a Dios he podido lograrlo. Me siento satisfecho, pero quiero más. Y no solo en el deporte, quiero estudiar, crear una familia y seguir entregándole mi trabajo a Colombia”.

Calvo sueña, además, con estudiar Comercio Exterior y seguir vinculado al deporte luego de ser atleta de alto rendimiento. A pesar de su juventud, Jossimar es un referente deportivo para los niños de su departamento, y esa razón lo motiva a seguir trabajando para aportar su experiencia y para aprender más sobre la estructura deportiva del país.

“Gracias a él estoy donde estoy”, con esa afirmación, Calvo resume la importancia de Jairo Ruíz, su entrenador, en su vida y en su carrera deportiva. “El profe me abrió las puertas y me enseño todo lo que sé de la gimnasia. Lo quiero como un papá”.

Y ese cariño no solo se refleja en el alumno aplicado y humilde, que se ha convertido en una realidad del deporte nacional, sino que su mentor, serio y estricto, como suele ser, también se preocupa por sus alumnos en su vida personal.

“Su apoyo ha sido fundamental. Él no solo nos exige en los entrenamientos, además está pendiente de que no nos falte nada y nos aconseja todo el tiempo en cómo ser mejores personas. Él me enseñó que la humildad nos llevará muy lejos y nos abrirá muchas puertas”.

Esas enseñanzas han sido aplicadas de forma correcta; así lo confirma Jairo Ruíz, quien también sueña con llevar al equipo completo de gimnasia artística masculina a Río 2016. “La base del éxito de Jossimar es la continuidad y la perseverancia. Esas han sido sus principales virtudes”.

“Ha sido disciplinado y humilde, y eso lo ha ayudado a ser mejor persona y atleta. Creo que para Río 2016 podemos llegar con un muy buen nivel”, agrega Ruíz, quien buscará hacer historia junto a Jossimar, en lo que resta del ciclo y en los Juegos Olímpicos.

 

(Prensa COC)

 

email
Anterior

Resultados fecha 13 Liga Directv de Baloncesto

Siguiente

Así van los colombianos en el Challenger de León