LiteraturaOtros

Jugadores

Por: Walter Vargas,
En el libro: Fútbol Delivery

Hay jugadores de medio pelo y jugadores con toda la barba.

Jugadores que te hacen pelo y barba.

Hay jugadores que te emocionan y jugadores que no sabes si reír o llorar.

Hay jugadores que hacen milagros y hay jugadores que son un milagro.

Hay jugadores, jugadorcitos, jugadorazos.

Hay jugadores que sacan las papas del fuego y jugadores que te queman el rancho.

Hay jugadores cumplidores y jugadores cumplidos. Jugadores con ángel y jugadores desangelados.

Hay jugadores entrenados, jugadores de entrenamiento y jugadores entrenados en el miento.

También hay jugadores que aparecen en el momento menos pensado y jugadores impensados.

Hay jugadores tribuneros y jugadores atribulados.

Jugadores que sacan pecho en las difíciles y jugadores que es difícil que saquen el pecho.

Hay jugadores que hacen siempre la difícil y jugadores que hacen siempre una de más y jugadores que no hacen ni medio.

Hay jugadores que se ponen el equipo al hombro y jugadores que son un contrapeso.

Hay jugadores de peso y jugadores que van al peso.

Hay jugadores de finales y jugadores finales.

Hay jugadores con mucho potrero y jugadores con mucho country.

Hay jugadores con mucho Play Station y jugadores de Play Station.

Hay jugadores con ida y vuelta y jugadores que están de vuelta.

Hay jugadores que prometen, jugadores que arremeten y jugadores que están al cuete.

Hay jugadores de pecho caliente y jugadores de pecho y frío. Jugadores con cabeza y jugadores que son un dolor de cabeza.

Hay jugadores para ir de visitantes y jugadores para quedarte a tomar a mate. Hay jugadores del tomate. Jugadores que nunca te dejan de a pie y jugadores con buen pie.

Hay jugadores importantes y jugadores atormentantes. Hay jugadores que agárrate. Jugadores ilustres y jugadores de ni toco ni voy. Hay jugadores fabulosos y jugadores que se hacen los osos.

Hay jugadores de ocasión, jugadores de selección y jugadores de colección.

Hay jugadores que dejan el alma en la cancha y jugadores que dejan el alma en los vestuarios. Hay jugadores que sueñan con jugar y jugadores que sueñan con jugar en el Galatasaray.

email
Anterior

Pechos grandes y sedentarismo, factores de riesgo para mortalidad por cáncer de mama

Siguiente

Miguel Tobón, entrenador de Alejandro Falla en 2014