Columna LÍDEROtros

La crisis del fútbol vallecaucano: Valle de lágrimas

Por Wilfrido Franco García.

-El fútbol vallecaucano, desde los equipos profesionales, los tres oncenos del ascenso y sus seleccionados departamentales, pasan por una crisis deportiva abrumadora. Cali, la capital deportiva de América y eje central del fútbol colombiano por muchos años, perdió toda la vigencia de épocas anteriores. Crisis deportiva total. Informe y análisis.

Dos fechas antes de terminar su cuadrangular, Deportivo Cali ya estaba eliminado. América ingresó a los cuadrangulares semifinales de la B como el octavo clasificado y eso porque en el escritorio le dieron un triunfo que no se justificó, pues había perdido en el terreno de juego ante Universitario de Popayán; pero entrando como octavo en disputa, terminó colero de su grupo B y eliminado del ascenso directo, con una derrota harto extraña en casa mostrando un plantel de miserias. Cortuluá ni clasificó entre los ocho de los cuadrangulares del ascenso y cambió de técnico a las carreras para soñar con el retorno a primera en el mes de enero y el Depor F. C. es una institución que cada año se debate entre la vida y la muerte, y entre ser colero o penúltimo de cualquier tabla de posiciones.

Ese a grandes rasgos es el desolador panorama del fútbol profesional vallecaucano, con un solitario equipo en la primera división, mientras regiones tan poco tradicionales como Boyacá tienen dos cuadros profesionales. Y eso, sin contar, ni echarle más sal a la herida, porque en los torneos de categorías juveniles, prejuveniles e infantiles, los seleccionados del Valle del Cauca, son a penas el hazmerreír de otros rivales como Antioquia, Atlántico y Bogotá que se le han montado en el marcador y en la historia.

Los técnicos de la región eran los que llevaban la batuta de los cuadros más ganadores de la liga colombiana y han desaparecido como por encanto. Los titulares del seleccionado colombiano en su mayoría eran vallecaucanos en épocas pasadas y recientes, basta con observar que el día del 5-0 a los argentinos en Buenos Aires, todos los goles fueron de jugadores de nuestra región: Freddy Rincón, “Tino” Asprilla y “El Tren” Valencia.

En el pasado mundial de Brasil 2014, en la línea titular colombiana solo había un vallecaucano: el capitán Mario Alberto Yepes y ahora que renunciaron los veteranos Faryd Mondragón y el mismo Yepes, la representación vallecaucana en la selección de José Pékerman se limita a Yimmi Chará que ni de fundas es titular en el combinado patrio.

En los últimos años, los delanteros vallecaucanos eran los que más marcaban goles en la liga colombiana, pero en los últimos cinco campeonatos, los antioqueños ya los superan. Los resultados son evidentes y no se puede ocultar la crisis, como el sol con un dedo. Es dramático el asunto y está claro que todo tiempo pasado fue mejor para el balompié vallecaucano, que se ha dedicado a ser simplemente una despensa de nuevos futbolistas. Un surtidor de jóvenes jugadores a ligas poco mediáticas como la MLS norteamericana o al fútbol mexicano donde se mueven dólares, pero se estacan las figuras, sino parten prontamente para Europa.

Cali, la ciudad que ostentaba más títulos en Colombia con 21 estrellas (13 del América y 8 del Deportivo Cali) ya fue igualada por Bogotá y la que más finales de Copa Libertadores tiene en Colombia (4 del América y 2 del Deportivo Cali), se tiene que contentar en este diciembre con salir a mirar un alumbrado igual de pobre que montó tímidamente su alcalde, como para emular los miserables resultados de sus equipos profesionales vallecaucanos y de sus seleccionados departamentales.

Deportivo Cali, simplemente es una despensa

-El Deportivo Cali es el equipo, de los denominados grandes en Colombia, que más tiempo tiene sin lograr una estrella en la liga. Ya son nueve años sin gritar: ¡Campeón!.

-Los procesos simplemente se abortan sin tener continuidad.

-El denominado “Segundo Piso de Occidental” donde se hacen los socios del club, es implacable. No perdona nada.

-Es un club donde muchos opinan y pocos aciertan.

-El Deportivo Cali pasó de ser un equipo competitivo y ganador, a ser simplemente un equipo de excelentes divisiones menores, triunfador en categorías juveniles con títulos que al hincha, poco o nada le representan.

-El Deportivo Cali definitivamente pasó a ser una cantera, para vender jugadores al exterior sin importar la edad y sin que la afición pueda disfrutarlos. ¿Casos? Muchos. Cristian Zapata, Freddy Montero, Andrés “Manga” Escobar, Hernán Darío Burbano, Fabián Castillo, Jeison Murillo y Luis Fernando Muriel, para enumerar algunos. Ahora mismo, ya anunciaron la venta de Carlos Augusto Rivas a la MLS de EEUU.

-El equipo ha sido manejado por técnicos sin experiencia, inmaduros y sin control de grupo.

-Se ha fallado una y otra vez en la contratación de refuerzos nacionales y sobre todo, extranjeros. Mucho paquete o jugador lesionado ha llegado a un club que anteriormente solo contrataba grandes estrellas.

-Los directivos cogieron al Deportivo Cali, con contadas excepciones (María Clara Naranjo es una de ellas), como su caja menor.

-Económicamente no es un club boyante como en antaño. Tiene un déficit oficial de 14.000 mil millones de pesos.

EL DATO

Desde 2000 hasta este 2014, Deportivo Cali ha tenido 23 técnicos diferentes y ha sufrido 27 cambios de estratega. Dos veces estuvieron “Cheché” Hernández, Néstor Otero, Jaime De La Pava, Ricardo Martínez, Jorge Humberto Cruz y Héctor Fabio Cárdenas. Hubo seis técnicos extranjeros: los argentinos Omar Labruna, Rubén Darío Insúa y Oscar Héctor Quintabani, el uruguayo Daniel Carreño y el también charrúa Julio Avelino Comesaña, además del también argentino Abel D’Gracca que estuvo como interino.

También aparecieron seis técnicos vallecaucanos contando a Jairo Arboleda que estuvo interino a finales de 2010 y a Héctor Cárdenas que estuvo interinamente a finales de 2012 y como titular en este 2014 en reemplazo de Leonel Álvarez; igualmente sumó cuatro antioqueños, dos tolimenses, un caldense, un santandereano, un barranquillero, un bogotano y uno del Vaupés que fue Ricardo Martínez.

El único de estos 23 estrategas que fue campeón en este lapso con el cuadro azucarero fue Pedro Sarmiento en el clausura 2005. Jaime De La Pava logró en 2010 la Copa Postobón, mientras Leonel Álvarez a principios de este año 2014 ganó la Súperliga ante Atlético Nacional.

América y su maldición

-La leyenda popular dice en las calles de Cali “que América está maldito y carga todo el lastre de su pasado ligado al narcotráfico”.

-Económicamente está destruido. Salir de la famosa Lista Clinton, pagar multitud de acreedores, pasar de ser un club vendedor a ser un equipo comprador y sin las erogaciones de equipos de primera división, lo derrumbó financieramente.

-Además, con una notable ausencia de su afición en los partidos oficiales, pues lo abandonó debido a los pésimos resultados de años anteriores en la segunda división.

-Crisis deportiva que llevó a pésimas reacciones por parte de sus hinchas, llegando a duras y reiteradas sanciones, obligando al equipo a jugar a puerta cerrada, con los agravantes en taquillas, que ello conlleva.

-Con poco y escaso dinero, las contrataciones fueron en declive. Del equipo que descendió y tuvo con Diego Umaña y Eduardo Lara, una nómina competitiva, incluso para la primera división, se pasó a reforzar el plantel con jugadores venidos del Dépor o del Universitario de Popayán.

-Sumándole que sus refuerzos extranjeros de los últimos años, han sido una verdadera estafa. Con contadas excepciones como el arquero uruguayo Alexis Viera. Pero han llegado “costalados” de españoles y brasileños que simplemente dieron grima.

-Se contrata mal o se traen jugadores que no tienen sentido de pertenencia, ni respeto por la camiseta.

-El desespero por los pobres resultados, ha llevado a sus hinchas a la beligerancia y el descontrol. Las barras bravas han aumentado y su poder de choque, ha crecido.

-No hay patrocinador que se le mida a un equipo que se quedó habitando en la B y que además, tiene mal comportamiento de sus hinchas.

-Tres años en la B es demasiado para un club supuestamente grande y con la reconocida historia del América. Son muchos años en la segunda división.

-Su panorama es pobre. Su presidente Oreste Sangiovanni alardeó que “el América no necesitaba de cuadrangulares en enero para ascender, que eso era para otros equipos” y ahora hace esfuerzos mayúsculos para tratar de traer algunos refuerzos que le hagan el milagrito del ascenso.

-La nómina es corta y pobre. Además, que ya fueron despedidos: Martín García, Jesús Suárez (español), Jhonnier González, Emanuel Prisco, Edier Tello, Diego Gregori (español) y Luis Sierra.

Cortuluá y Dépor F. C. apenas sobreviven

-Cortuluá fue sometido a la ignominiosa Lista Clinton por el tesoro norteamericano, lo cual menoscaba cualquier estructura financiera de una institución o empresa.

-Su técnico anterior Néstor Rodríguez, no pudo deportivamente con un plantel que a penas sobreaguó en la temporada.

-A las carreras y con contrataciones de última hora, Jaime De La Pava fue llamado a salvar el barco del naufragio total.

-Su nómina se envejeció y no se renovó con refuerzos de peso.

-Su afición es novelara. Acompañó en las finales, pero cuando el equipo más lo necesitó, lo abandonó.

-El Depor F. C. es una entidad que se maneja por el abrumador esfuerzo de una sola persona: Gustavo Moreno Arango.

-No tiene una verdadera estructura de un club organizado y hace parte las débiles bases que fomentó el ascenso y descenso en Colombia.

-No ha podido construir una afición propia.

-No ha tenido una sede propia o definitiva para actuar. Ahora se piensa en retornar al estadio “Cacique” de Jamundí.

-Es un equipo que no cuenta con el apoyo estatal, ni de empresas privadas y a penas sirve de cantera para vender uno que otro jugador cada fin de año para poder sobrevivir.

Sabía usted…

En el actual seleccionado colombiano de mayores que dirige el argentino José Pékerman solo hay tres vallecaucanos: Jeison Murillo, Yimmi Chará y Bryan Angulo, pero ninguno es titular inamovible. Otros como Adrián Ramos y Cristian Zapata son caucanos, mientras Pablo Armero y Víctor Ibarbo son tumaqueños.

-De tres técnicos vallecaucanos en los cuadrangulares semifinales de la B, ninguno llegó a la final. Fracasaron Alberto Suárez del Cúcuta, Fernando Velasco del Unión Magdalena y José Manuel Rodríguez con el Bucaramanga. Ni hablar de la A, donde el único técnico vallecaucano era Héctor Cárdenas, eliminado en el grupo B dos fechas antes por el Independiente Medellín.

El dato

En las últimas cinco ligas de Colombia, los antioqueños superaron en goles a los vallecaucanos que tradicionalmente eran quienes más marcaban en el torneo nuestro. El dato es el siguiente:

Clausura 2012

Goles de jugadores colombianos 360 tantos

Goles antioqueños 65

Goles vallecaucanos 63

Apertura 2013

Goles de jugadores colombianos 404 tantos

Goles antioqueños 86

Goles vallecaucanos 86

Clausura 2013

Goles de jugadores colombianos 382 tantos

Goles antioqueños 88

Goles vallecaucanos 72

Apertura 2014

Goles de jugadores colombianos 390 tantos

Goles antioqueños 87

Goles vallecaucanos 58

Clausura 2014

(hasta la quinta fecha de los cuadrangulares)

Goles de jugadores colombianos 365 tantos

Goles antioqueños 112

Goles vallecaucanos 87

Dice la prensa especializada

Mario Alfonso Escobar, Dr Mao.

“En cuanto a los seleccionados vallecaucanos, se perdió toda la organización que tuvo Hernando Ángel cuando fue presidente de la Liga Vallecaucana de Fútbol. Y en el fútbol profesional, lastimosamente, no se ha tenido una buena visión para contratar jugadores. Eso hay que admitirlo. Hace falta mucha exigencia, principalmente entre los técnicos y los directivos. Aquí hay un mal cogobierno entre jugadores y gente que maneja las instituciones, por eso no se ve que enderecemos el camino como lo hacen en otras regiones, como por ejemplo en el Huila”.

Oscar Luis “Chango” Cárdenas.

“Principalmente esta crisis del fútbol vallecaucano se debe a la falta de éxito de los técnicos nuestros. Nos quedamos en conceptos añejos y no tenemos ambición. Hay conformismo y ello redunda en los malos resultados. Un técnico ambicioso está siempre por encima de los pésimos o buenos directivos que tenga. Falta ambición y capacitación en nuestros técnicos”.

 

 

wilfridof48@gmail.com

Anterior

Carrera Atlética Río Cali, en homenaje a Berta Sánchez

Siguiente

James Rodríguez se une al Real Madrid y empieza recuperación