Columna LÍDEROtros

LA HERENCIA DE LOS JUEGOS MUNDIALES.

 

Por Carlos Eduardo Vargas Olarte.  Doctor en Ciencias del Deporte. Director Centro investigación SFBD

Lo importante en las celebraciones  o en los fracasos es no  perder el equilibrio entre la emoción y la razón.  Bien lo decía San Ignacio de Loyola “ en desolación o en consolidación no hacer mudanza” lo que en el argot de la gestión, de un lado significa, no embriagarse con el éxito, perdiendo la dimensión de lo logrado y la disposición para enmendar errores e intentar ser mejor, y de otro, no enterrarse con sentimientos de fracaso e impotencia. Lo importante al degustar  las mieles del éxito, es saber cómo continuar y al pasar el amargo de la hiel de la derrota, saber cómo  sobreponerse.

El éxito alcanzado por la ciudad invita a dimensionar la responsabilidad que significa este gran logro con el espíritu deportivo y cívico de los caleños. De un lado, la visión del nuevo norte para el desarrollo deportivo y de otro, la capacidad de reconocer errores, establecer acciones correctivas y desarrollar planes de mejoramiento. Frente a la nueva Visión el alcalde, Rodrigo Guerrero, como líder de gobierno ha fijado una directriz que se debe precisar. El ha establecido un gran QUE: impulsar a Cali como Distrito Deportivo. El problema es lo que implica ese QUE, CÓMO y con QUIENES se va a asumir ese reto.

CALI DISTRITO DEPORTIVO

El asumirse como Distrito Deportivo implica no limitarse a una campaña “voz” publicitaria, ni a una estrategia de medios, ni a posicionarse como slogan o logo, tampoco limitarse  a la promoción urbana, o al mejoramiento de imagen y la reputación de la ciudad. Remite a integrar y a colocar al deporte como componente central de una estrategia y un proceso para la construcción de la promesa de valor de la ciudad, como componente y contribución a la definición de las estrategias de desarrollo socioeconómico, sociopolítico, sustentable y para el incremento de la calidad de vida (salubridad, vivienda, educación, seguridad, movilidad y entretenimiento) con el fin de satisfacer las necesidades de sus públicos objetivos, facilitando las relaciones e intercambios que permitan retener a propios, atraer a externos y presentarse atractiva a potenciales clientes.

 

RETOS

Frente a las oportunidades de mejoramiento con relación al  desarrollo deportivo: cuando se confronta el desempeño de una capacidad de gestión para organizar eventos con las competencias requeridas en el nivel de dirigencia para liderar el desarrollo deportivo, aparecen las inconsistencias y la disonancia. Mientras que cosechamos éxitos organizando eventos, el exilio de deportistas de la región es un hecho indiscutible. Esto es, tanto una contradicción como una realidad. El reto de un desarrollo deportivo, no es solo organizar más eventos y construir más escenarios. El centro del desarrollo deportivo es el Deportista y las medidas de apoyo, a su lado la capacitación de los entrenadores, jueces, médicos,  fisioterapistas y nutricionistas.

La oportunidad de mejoramiento orientada al propósito y directriz del Sr. Alcalde, está en saber coordinar las competencias comprobadas para la organización y la gestión de eventos con las de gestionar el desarrollo y la competición deportiva. Por ello, el reto para los niveles de dirección en los campos del desarrollo y la competición en el deporte local y regional, es un desafío inaplazable.  Más aun cuando la gestión del deporte de las nuevas disciplinas – herencia de los Juegos Mundiales- y de las tradicionales debe atenderse bajo sistemas de gestión- no limitado exclusivamente a la  administración de recursos- , las demandas de nuevos grupos de interés, con nuevas expectativas, necesidades e intereses.

Es un hecho que los juegos Mundiales a los que han asistido los caleños son una muestra de la evolución de las disciplinas deportivas dentro del modelo competitivo en los años 60 se conocían alrededor de treinta disciplinas deportivas y un solo modelo de deporte: el competitivo. A finales de los años ochenta, la cifra era de ochenta disciplinas deportivas y un Modelo Piramidal del Deporte, en la  primera década del siglo XXI alrededor de ciento cuarenta disciplinas deportivas y 4 modelos de deporte (competencia, para la salud, tiempo libre y nuevas tendencias).  Esta realidad imprime la necesidad de actualización y evolución de los dirigentes deportivos. Si  frente a las disciplinas tradicionales no se logran trazar planes de retención del talento, como será frente a las demandas de los deportistas de las nuevas disciplinas y modelos de deporte.

Hay que ocuparse del saber y no solo del hacer. Es innegable que en algunas disciplinas tradicionales, la afición y los deportistas superan la visión y competencias profesionales de algunos dirigentes deportivos que parece se  resisten a aprender,  se quedaron afincados en los modelos, prácticas y formas de organización de la mitad del siglo pasado. Sin haber sido socialistas, ni haber estado nunca bajo ese régimen, se limitan a exigir presupuestos del Estado, a impulsar protestas de los deportistas o a sacar “la totuma”. El Marketing deportivo, las alianzas estratégicas, la gestión integral, etc. son conceptos extraños para quienes prefieren solo impulsar las construcciones, que gestionar mediadas de apoyo y patrocinio para los deportistas.

AGENDA

En la agenda y las tareas inmediatas para convertirse en Distrito Deportivo se considera el impulsar la creación de clubes y asociaciones deportivas para ampliar las base de participación tanto de practicantes como de dirigentes, así como para ampliar la oferta de programas de formación para la población escolar, cualificar la práctica deportiva para la salud de los grupos de adultos mayores, las personas en situación de discapacidad/ necesidad especiales. La diversificación de la oferta, unos programas con subsidios parciales, y otros con precios justos, no solo permitirán la accesibilidad, sino organizar la gestión, la participación y el uso de la infraestructura construida y renovada. El carácter que adquieren los ciudadanos al ser socios de los clubes y asociaciones deportivas debe permitir -al grueso del público-, a tener el derecho no solo de participar en los programas  a los que se inscriban, sino a  descuentos y promociones especiales en la compra de boletería para la asistencia a los eventos que la ciudad este en capacidad de continuar apoyando con alianzas publico-privadas: desarrollo de la Gestión y el Marketing deportivo.

CLUSTER DEL DEPORTE

A mediano plazo, la tarea es la de estructurar, plantear las formas de relación e interacción entre los diferentes actores del sector deporte, invitar a las empresas, organizaciones e instituciones que ofrecen productos y servicios (industria y comercio), en el campo del deporte, la recreación y el tiempo libre,  con propósitos de la organización empresarial –intersectorial e Interinstitucionaldel sector promoviendo la construcción de una red  o de varias redes de colaboración y cooperación: el Clúster del deporte,  para fortalecer la organización, la formación y la formalización empresarial del sector, la relación entre ciencia e industria, mejorar la creación de valor, la calidad de los productos y servicios, orientar las metas relacionadas con el crecimiento, el desarrollo, la sostenibilidad, la productividad, la rentabilidad y la especialización de las ofertas para contribuir a la competitividad de las empresas del sector, de la ciudad y la región.

De esta manera no se pueden dejar apagar las luces encendidas por los Juegos Mundiales, hay que prenderles el “bombillo” a los dirigentes y ponerlos a “botar corriente proactiva” para que Cali se convierta en el Primer Distrito Deportivo de Colombia.

email
Anterior

ACOLFUTPRO, acepta la invitacion del ministerio de Trabajo.

Siguiente

Juan Pablo Montoya en el Pocono Raceway.