Columna LÍDEROpinionOtros

La mala leche: la bebida nacional

Por: Orlando Buitrago Cruz.

Juan Valdez monta en Conchita, una mula que viene a ser algo así como la Natalia París del mundo equino: sus fotografías le han dado la vuelta al mundo, portando sobre su lomo bultitos de café. 

A Juan yo no lo cambiaría, pero a Conchita y al café sí. A la primera por una vaca con alguna enfermedad crónica, y al segundo por cántaros de leche de la primera Todo ello con el ánimo de brindar una imagen más consecuente de lo que somos:

La mala leche es la bebida nacional, por encima del café, Bavaria la nuestra,  y los aguardientes departamentales.

Qué el exministro Londoño diga pendejadas en torno a la selección Colombia no debería molestar a nadie, al fin y al cabo él es un hincha más, y estos son libres de decir lo que quieran: En la dimensión de la opinión en torno al fútbol el señor Londoño y un borracho de tienda de barrio popular, están en igualdad de condiciones de expresión,  otras cosa son las diferencias entre sus billeteras y entre los relojes que usan, pero eso no viene a lugar.

El señor Londoño no es un hombre de fútbol. Su mundo son la política, las acciones empresariales y vainas de esas, por lo tanto no deberíamos escandalizarnos si hablando de fútbol resulta atroz.

La que si molesta es la mala leche de algunas vacas sagradas del mundo del fútbol, y a ojo de buen cubero parecería que la talla de sostén de Carlos Antonio Vélez debe ser la más grande de todas, en verdad, yo soy muy malo para ese tipo de cálculos, pero mis respetos para el volumen del señor, y de no ser porque esto  es una simple figura literaria, estaríamos ante lo más codiciado por los toros traquetos.

Si Millonarios alguna vez pensó en devolver una estrella, no faltará un veleciano que proponga que en caso de logarla, hablemos con la CONMEBOL para devolverle la clasificación y cedérsela a Paraguay o a Bolivia, porque nosotros hicimos 15 puntos contra los coleros (o 18 si le ganamos a Paraguay,). Y de otra parte,  como Ospina nos salvó de varias, en el futuro debemos jugar sin arquero para evitar tan terrible adefesio.

Tan pronto llegó, y con tonito de esos que buscan ridiculizar y desvalorizar, Vélez comenzó a referirse a Pekerman cómo “Don José”, tal vez confiado de que al señor no se le iban a dar resultados. Pero como estos han aparecido, entonces apela a toda su capacidad argumentativa para volver muestra de laboratorio (de la sólida, aquella que los abuelos empacaban en cajitas vacías de vaselina pura)  la posible clasificación de Colombia a Brasil 2014.

 

La capacidad argumentativa cuando se utiliza con mala leche, puede ser  tan peligrosa como  una granada entre los calzoncillos. No siempre hay que tragarle entero al que argumenta bien.  Los argumentos diestramente manejados pueden estar al servicio de una mala causa (de hecho, un buen abogado, debidamente titulado, se puede dar mañas para que dejen libre a un delincuente).

La gente primero cree, quiere o pretende algo, y luego utiliza su poder argumentativo en pro de su conveniencia, gusto o creencia. Aquí tengo que darle crédito a Álvaro Enrique Sánchez Castro, quien decía que por eso era imposible poner de acuerdo a un católico, a un musulmán y a un testigo de JEHOVA.

Si el técnico es amigo mío,  así juegue mal, puedo apelar a la estadísticas para sacarlo avante,  y digo que las estadísticas no mienten, pero si el técnico no es de mi entraña, me hago el loco con las cifras positivas, y acomodo otras para demostrar  lo mal que juega su equipo, y dejo  sobre la mesa la conclusión de que sus logros son una mentira: así se suele manipular audiencias, algo típico del comentario en el fútbol.

Pekerman es segundo en todo en la eliminatoria, solo lo supera  Argentina. Es de mala leche querer venderle a  la gente de manera exclusiva una visión negativa  de las cifras: que 15 puntos fueron con los coleros, que Ospina evitó  una buena cantidad de goles, y cosas por el estilo… no creo que la afición colombiana tenga un corazón tan mezquino  como para agarrarse solo de esa faceta.

Es cierto que la selección ha tenido todos los matices, desde el buen fútbol hasta el muy malo, pero su resultado global no lo habíamos tenido en muchos años, es más, el comienzo de esta eliminatorias era más oscuro que el ombligo de Pelé.

Y los matices futbolísticos son propios de todos los equipos en todos los torneos del mundo ¿O es que Argentina, líder de la eliminatoria lo ha hecho todo de maravilla? Le lleva solo tres puntos a la muy mala Colombia que se quiere pintar, y eso que ellos además de una gran nómina cuentan con el agregado de saltar a la cancha con el mejor jugador del mundo.

Un caballito de batalla peligroso  de Vélez ha sido insinuar que los logros se deben exclusivamente a que tenemos grandes jugadores, y habla hasta de “Bestias del gol” (tratando de seguramente decir que con un buen  técnico tendríamos 40 puntos)… pero cuidado, que nadie más le haga ese flaco favor al país, no endiosemos jugadores, no le metamos en la cabeza a la gente que tenemos futbolistas para pasar como aplanadoras por encima del resto… eso ya lo hicimos una vez, y una de sus consecuencia fue llorar la muerte de Andrés escobar, un mundial se convirtió en una tragedia nacional. Por joder a Pekerman no le vendan cianuro al país, no forjen dramas posteriores, eso es de muy mala leche.

Todos tenemos el legítimo derecho de pensar distinto y de gustarnos o no las cosas, a lo que no hay derecho es abusar de nuestra posición en  los medios para dañar lo que no nos gusta, o a quien no se rinde a nuestros pies. 

No puedo enlodar una clasificación y coger mi tribuna de opinión para enardecer una turba solo porque el técnico no es mi amigo, o porque no ponen uno que me vuelva su oficial voz de la conciencia.

Con momentos buenos y malos, a Pekerman lo que es de Pekerman: Don José le dicen algunos, con trasfondo de burla y mala leche inmarcesible, la bebida patria (a lo mejor después quieran cambiar la connotación).

Ahora bien, cabe decir, que aún no hemos clasificado, y cosas se han visto. Uno no sabe si de pronto para satisfacción personal de alguna vaca mala lechera hasta nos dejen por fuera.

Se me viene a la memoria, un hecho del cual no quería acordarme:

Alguna vez, con mucho juicio e inteligencia (que la tiene) Vélez nos convenció de que en ese momento en  Colombia no teníamos jugadores de talla mundial y que lo que había en el torneo local era un bosque  en donde a caperucita Roja le sobraba en donde esconderse. Pero contradictoriamente, por esos días, él fue quien dijo que SANTAFE era la FERRARI.  Ese ensamble me pareció muy extraño, al fin cómo era la vaina… después  se supo que se estaba cocinando la llegada de “Bolillo” Gómez al cuadro rojo, y casualmente desde un micrófono se minimizaba  la gestión del “Pecoso” Castro, técnico “Cardenal” de aquel entonces, pero además Vélez le exigía título si o si, en lo que él llamaba sus campañas… cuándo Castro salió, y asumió Gómez,  Vélez textualmente dijo “Cesó la horrible noche”.

Con el “Bolillo”  a bordo vinieron dos eliminaciones consecutivas de SANTAFE y Vélez  no dijo oh júbilo inmortal, pero se quedó callado, o digamos que dijo muy poco, su poderosa capacidad argumentativa  se resguardó en sus cuarteles de invierno (Y había dejado de exigir título, sí o sí).

Cada cuál puede pensar como le venga en gana, pero también cada profesión tiene límites éticos. Reitero, por joder a Pekerman no exacerbemos turbas, no les metamos en la cabeza que tenemos jugadores que ganan sin técnico, y no nos vayamos a comer el cuento de que somos firmes candidatos en Brasil 2014, solo porque un jugador de Barcelona lo dijo (antes de Estados Unidos lo dijo Pelé), a menos que, estemos ávidos de tragedia.

Por ahora, me retiro a tomarme un café pero sin mala leche, así esta sea la bebida nacional (ahí me sabrán excusar por  la falta de pertenencia con el país).

Orlandobuitrago10@yahoo.es

email
Anterior

Alejandro Falla se despidió de Wimbledon 2013

Siguiente

Hienas y Lobos ganaron 6ta parada del circuito de Rugby Sevens