OtrosSalud

La malta, cereal clave para la alimentación

Proviene de la cebada, posee propiedades de gran valor nutritivo y medicinal, ya que contiene nutrientes que previenen enfermedades y renuevan nuestras energías diarias.

Históricamente, los cereales forman parte de los alimentos más importantes en la alimentación diaria, debido a sus altas cantidades de nutrientes, ya que contienen carbohidratos, proteínas, minerales y vitaminas, además de ser una excelente fuente de fibra.

Los principales cereales que se consumen a nivel mundial son el trigo, el arroz, el maíz, el centeno, la cebada, la avena y el mijo; los cuales, son aptos para sembrar en casi todos los territorios, por lo que se convierten en base de la alimentación.

Tal y como lo indican las guías alimentarias para la población colombiana, los cereales deben ser parte integral de la dieta de una persona, y se recomienda su consumo diario en todos los grupos poblacionales (madres gestantes, niños, adolescentes y adultos, tanto jóvenes como mayores).

Los cereales se pueden clasificar en dos grupos: integrales y refinados. Los primeros,  contienen los elementos esenciales, que están naturalmente presentes en el grano entero; por lo cual, tienen un aporte mayor de carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales y fibra.

Dentro de los cereales, la cebada merece una especial atención puesto que se considera como el primer cereal domesticado y cultivado por la mano del hombre.

En la actualidad, es considerado como un alimento básico, que se encuentra en forma de grano, harina o como ingrediente de diversas preparaciones.

La cebada es un alimento bajo en grasas y sodio, y en cambio, posee gran cantidad de fibra soluble y proteínas, calcio, fósforo y potasio.

De la cebada se obtienen algunos subproductos como la malta de cebada que se utiliza para hacer bebidas a base de malta, y el  azúcar de malta o azúcar de jalea de malta que se puede emplear como endulzante natural.

¿Qué es la malta?

La malta es un alimento energético que se obtiene de la cebada, y por su aporte de carbohidratos, proteínas y vitaminas; ayuda a una buena nutrición.

La malta se obtiene de la transformación de la cebada, tras un proceso de germinación que da lugar a un cereal de mejor digestibilidad. La malta es el producto de extracción e hidrólisis de la cebada malteada, al cual se agregan azúcares de fácil asimilación, como glucosa y fructosa.

Según la nutricionista Yadira Cortés “es importante resaltar que aún cuando se presenta la adición de estos azúcares, aproximadamente 90 % de los sólidos de la malta son carbohidratos, la fuente más importante  para crear la energía que el organismo requiere”.

El proceso de “malteo”, por el cual se obtiene la malta a partir de la cebada, produce un alimento que no sólo es de mejor digestibilidad para el ser humano, sino nutritivo y energético, al ayudar a la digestión de los carbohidratos y favorecer nutritivamente a las personas que la consumen;  especialmente, a los jóvenes en etapa escolar y a las mujeres en lactancia, gracias a su contenido en proteínas vegetales; vitamina B; ácido fólico;  aminoácidos como la lisina y el ácido glutámico; y minerales como el hierro y el calcio, importantes para los adolescentes.

Con oficina de prensa.

email
Anterior

Sergio Luis Henao, casilla 23 en la tercera etapa del Tour de Omán

Siguiente

Adidas presentó el segundo uniforme de la Selección Colombia