Columna LÍDERNataciónOtros

La natación bogotana del momento. Sus graves problemas y alternativas de solución.

 

Por: Sergio Valiente Gómez – Director Técnico FECNA

 1. Introducción.

El año 2012 se introdujo en siete regiones del país lo que hemos denominado “Proyecto FECNA-Ligas”, que tiene por objeto llevar a la práctica las enseñanzas que derivaron del Curso de Ciencias Deportivas organizado por la Federación Colombiana de Natación, realizado entre los años 2009 y 2011, bajo la dirección del Dr. Juan Carlos Mazza, de nacionalidad argentina.

El mencionado curso de capacitación contó con 8 encuentros presenciales en las sedes de Bogotá, Cali, Medellín, Pereira e Ibagué y arrojó resultados favorables en lo que se refiere a la aplicación a los procesos de entrenamiento de nadadores de ciencias tan importantes   como la Fisiología, la Bioquímica, la Nutrición e Hidratación sin obviar temas metodológicos de sustancial trascendencia.

A fin de dar la continuidad lógica que todo proceso serio exige, desde el año 2012 pasamos de las aulas a las piscinas, en la intención de llevar a la práctica los temas fundamentales de los contenidos teóricos que en los dos años anteriores habíamos estudiado.

 

2. La implementación.

Ese objetivo requería no solo de nuevos conocimientos, sino de implementación para proceder a hacer evaluaciones biomédicas, medios que no poseíamos, por lo cual la FECNA, gracias al apoyo de nuestro patrocinador oficial, Coomeva, se dio a la tarea de habilitar las siete regiones que más deportistas con proyecciones tenían e iniciar las tareas ya sobre el terreno.

A tales efectos se adquirieron los siguientes equipos para iniciar en varias Ligas el trabajo científico:

 ü  6 sets de antropometría para evaluar dimensiones.

ü  6  calibradores Harpender, para medir grasa subcutánea.

ü  6  máquinas para evaluar Lactato en sangre.

ü  500 tirillas para las máquinas de Lactato.

Estos medios fueron entregados a las Ligas de Antioquia, Atlántico, Boyacá, Risaralda, Tolima y Valle del Cauca. Aunque Bogotá participa del Proyecto, no se le entregó implementación, en virtud de que el IDRD ha montado un gran laboratorio biomédico en la ciudad capital, que presta estos servicios especializados a los deportistas.

3. De la teoría a la práctica.

Desde mediados de 2011 y a lo largo de 2012 pasamos de la teoría a la práctica, evaluando decenas de deportistas en las siete regiones mencionadas y entregando las recomendaciones que cada caso requería, incluidos nuestros representantes a los eventos de mayor rango mundial, como los Juegos Olímpicos de Londres. El saldo fue muy valioso y la práctica nos indicó que marchábamos por el camino correcto, aun cuando, lamentablemente, algunos escépticos no quisieron tomar en cuenta las indicaciones concretas que oportunamente se les hicieron, algo normal cuando se pasa de métodos empíricos a métodos de alto valor científico. La vida, sin embargo, a través de los resultados competitivos, se ocupó de confirmar que las recomendaciones entregadas a tiempo para corregir defectos y falencias, fueron precisas y exactas.

4. La continuidad, factor clave.

La continuidad y sistematización son elementos determinantes para adelantar procesos de valores nuevos. Por ello este año 2013 tenemos la intención no solo de fortalecer las regiones ya indicadas, con visitas de control y evaluación del trabajo realizado, sino  ampliar el Proyecto a nuevas Ligas y regiones.

Con ese motivo esta segunda semana de abril se realizó una visita de control a Bogotá, a fin de evaluar la calidad y cantidad de la preparación que realizan los mejores deportistas de esa Liga.

5. La Natación de Bogotá en Abril de 2013: Problemas y alternativas de solución.

En la capital pudimos evaluar 12 nadadores, seleccionados por sus respectivos entrenadores en el contexto de un grupo de más de 30 deportistas con proyecciones de rendimiento.  Los nadadores llegados fueron evaluados  con un Test de Lactato en Zona 2, con resultados positivos en algunos casos y negativos en otros.   

Los casos evaluados como negativos y las causas que lo determinan están estrechamente relacionadas con un déficit del volumen en su preparación, se trata de aquellos que apenas realizan 4-6 sesiones de entrenamiento en la semana, alcanzando apenas 20-25 kilómetros de trabajo, representativo del 50-60% de los programas orientados por la FECNA, lo que se puede identificar como el gran problema de Bogotá, que los deportistas no cumplen los programas que los técnicos se proponen, con varias justificaciones, como las que siguen:

ü  No disponen de tiempo suficiente para lograrlo, lo que es cierto. El principal problema en Bogotá son las distancias para trasladarse de un punto a otro de la gran ciudad.

ü  Las exigencias académicas en colegios de bachillerato y en universidades son irreconciliables con las exigencias de un programa de entrenamiento que se oriente hacia el alto rendimiento deportivo.

ü  Se suma a lo anterior, como otro factor adverso, no disponer en Bogotá de una piscina para los nadadores considerados de elite por su calidad y proyecciones.

ü  Mientras tanto, la piscina del CAR permanece sin utilizarse, se dice que por roturas, sin que pudiéramos encontrar las verdaderas causas, al tiempo que los deportistas de varias modalidades se hacinan en el Complejo Simón Bolívar, casi que unos encima de los otros, sin las mejores condiciones técnicas para propósitos de rendimiento deportivo.

Esa es, a grandes rasgos, la situación encontrada en la evaluación hecha a Bogotá los días 8-9-10 de Abril de 2013, necesitada de hacer las coordinaciones necesarias para enfrentar y resolver, o cuando menos minimizar, las limitaciones actuales que están impidiendo mayores progresos, como los que se pudieran y debieran obtener en la natación capitalina.

La dirección de Coldeportes, el IDRD y la Liga de Natación de Bogotá, de común acuerdo, debieran  enfrentar la complicada situación existente y finalmente reparar y entregar las piscinas del CAR para beneficio de los mejores nadadores de la gran ciudad.

El Vicepresidente de la Federación Colombiana de Natación, Ing. Arturo Barrera Duarte, presentó ante Coldeportes, en febrero próximo pasado, un proyecto para que las piscinas del CAR fueran destinadas a los mejores nadadores de Bogotá, del cual, a la fecha, no hemos tenido respuesta.

El Presidente de la Federación Colombiana de Natación, Dr. Edgar I. Ortiz Lizcano, se ha dirigido por escrito al Director Nacional de Coldeportes, con similar propuesta, de la cual esperamos una respuesta positiva. Pensamos que dada la dinámica que ha adquirido Coldeportes como ente rector del deporte colombiano, habrá una respuesta que permita rescatar la natación competitiva bogotana. ¡Somos optimistas!

Si no se toman las medidas que la lógica indica, que la realidad reclama, la natación de Bogotá entrará en un franco camino de retroceso cualitativo, que ya está en marcha y que es imprescindible detener, muy a pesar del trabajo de los entrenadores y directivos de aquella Liga y sus respectivos Clubes, que necesitan urgentemente del apoyo de las entidades rectoras del deporte nacional y departamental.

(Prensa FECNA)

email
Anterior

Campeonatos Nacionales de Ruta, abril 19 al 21

Siguiente

La fecha 11, la más larga del mundo, aún no concluye en la liga Postobon.