LiteraturaOtros

Las Cinco Reglas de Combate de Chuang Tzu aplicadas a los Negocios

 

Por: Justo R. Montibeller T.

Acá una relación que hice entre las reglas de combate escritas por Chuang Tzu -escrita hace 3000 años- y los negocios, acompañada de una serie de consejos que nos responden a cinco sencillas preguntas ¿Por qué?, ¿Con quién?, ¿Cuándo?, ¿Dónde? y ¿Cómo?,  las cuales se presentan a la hora enfrentarnos a la creciente y muchas veces despiadada competencia.

1. LA FE: antes de entrar en una batalla, hay que creer en el motivo de la lucha.

¿Por qué?

Debes tener claro tu objetivo: capturar tu mercado.Debes definir lo que persigues y comprometerte a alcanzarlo; es la razón principal de enfrentarnos a la competencia.

Luchamos para no quedarnos fuera del mercado, para conseguir mayores clientes, referidos, consumidores, etc., y para ello hay que estar preparado mentalmente; tu motivación será la que te mantendra en el camino.

“Lucha, nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado, un esfuerzo total es una victoria completa” Mahatma Gandhi.

2. EL COMPAÑERO: escoge a tus aliados y aprende a luchar acompañado, porque nadie vence una guerra solo.

¿Con quién?

Formar un equipo es un requisito para los negocios; rodéate de gente capaz, de gente mejor que tú, de la que puedas aprender siempre algo nuevo, y que te exija a superarte. De gente que te pueda ayudar cuando se te presenten dificultades, tomando en cuenta que debes retribuir dicho apoyo.

Usa con habilidad a tus propios aliados y aprende cómo conservar una alianza y cuando terminarla.

“El enemigo de mi enemigo es mi amigo” Nicolás Maquiavelo..

3. EL TIEMPO: una lucha en el invierno es diferente a una lucha en el verano; un buen guerrero presta atención al momento adecuado de entrar en combate.

¿Cuándo?

Para vencer a la competencia es necesario conocer sus fortalezas, sus debilidades, sus planes, su gente, la propia compañía y el mercado. Entre más información tengas de tu competencia, más acertado será el momento de atacar.

Ten en cuenta que no debes presionarla antes de acorralarla, aprovecha los momentos díficiles que se le presenten para atacar.

Debes impedir que tus competidores se unan contra ti y que te quieran sacar del mercado.

Si existen alianzas poderosas evita atacarlas.

Si consideras necesario atacar, primero separa a tu enemigo (competidor) de sus aliados.

“Mantén a tus amigos cerca, y a tus enemigos aún más cerca.” Nicolás Maquiavelo… Así sabrás con antelación que es lo que traman y así podrás anticiparte ante sus movimientos.

4. EL ESPACIO: no se lucha en un desfiladero de la misma manera que en una llanura. Considera lo que existe a tú alrededor, y la mejor manera de moverte.

¿Dónde?

Considera atacar únicamente en tu fuerte, es decir, en el campo donde seas bueno. No te metas a nichos de mercados que no te corresponden.

Una empresa no puede triunfar en su frente externo (mercado) sin haberlo hecho en el interno; mejorando su administración, teniendo una eficiente estructura organizacional, conquistando a sus empleados, etc.

“Quien tiene el espacio, tiene el poder” Carlos Haushofer.

5. LA ESTRATEGIA: el mejor guerrero es aquel que planifica su combate.

¿Cómo?

Como estratega es fundamental que no sólo se determine donde existen puntos débiles y atacar ahí, sino también tener un plan B cuando la situación se torna difícil.

Podemos atacar creando nuevos productos o servicios, generando un valor agregado a los ya existentes, atacando otros nichos del mercado o ingresando en nuevos mercados geográficos.

Una cortina de engaño es de gran ayuda para que el enemigo nunca sepa lo que realmente está sucediendo. De esta manera cualquier acción será sorpresiva para el enemigo, consiguiendo así una ventaja para nuestro ejército.

“Si continúas haciendo siempre lo mismo, obtendrás siempre los mismos resultados. Para conseguir algo nuevo, debes hacer algo diferente” Albert Einstein.

Conclusión:

En la guerra como en los negocios, donde siempre te vas a enfrentar con alguien que te haga la competencia, es importante tener claro el objetivo del combate, tener el plan y los aliados adecuados, atacar y saber dónde y cuándo hacerlo. El camino correcto es atacar primero la estrategia del enemigo; después romper sus alianzas; y por último atacar a su ejército.

Justo R. Montibeller T.
Acerca del autor: http://emprendedorenred.com

http://www.planemprendedor.com/las-cinco-reglas-de-combate-de-chuang-tzu-aplicadas-a-los-negocios/

email
Anterior

Colombia llegó a Fortaleza para juego ante Brasil

Siguiente

Cómo vencer la pereza