OtrosSalud

Libérate de los muertos

Quizá seas una de las muchas personas que no puede dejar de pensar en un ser querido que, por alguna razón, ya no está contigo. Puede que tu relación de pareja se haya roto o que algún familiar haya fallecido y te resulte tremendamente difícil poder liberarte de los pensamientos y recuerdos que te asaltan continuamente, en torno a esta persona que ya no está. Eso es totalmente nocivo para ti, por lo que debes para liberarte definitivamente y seguir avanzando en tu vida:

 

Pide perdón y perdona. Posiblemente pienses que es muy fácil decirlo y que esto no te ayudará en absoluto. Todo lo contrario. Perdonando y pidiendo perdón, no sólo te liberas tú, sino también liberas a la persona que ya se fue.

En esas situaciones en la que sufrimos una separación, tu mente intenta buscar justificaciones en el pasado, con preguntas como: ¿Por qué no le dije esto o lo otro, por qué no actué de esta forma en aquel momento? Tu mente se sitúa continuamente en el pasado, para encontrar razones y repasar situaciones que no te llevan a ninguna parte, una y otra vez. ¡Basta! Todo eso no existe ya. No hay absolutamente nada que puedas hacer para cambiar nada de lo que fue y ya no es ni será nunca más.

¡Convéncete! Porque lo único que puedes hacer es decidir cuál va a ser tu actitud presente, con relación a esa persona que has perdido por cualquier razón. Para ello, te aconsejamos liberarte de lo negativo. Es decir, una vez que sinceramente te hayas pedido perdón (una sola vez basta), por lo que podrías haber hecho o dicho, pero que no hiciste ni dijiste y una vez que hayas  perdonado sinceramente (una sola vez basta), por lo que esa persona pudo hacer o pudo decirte y no lo hizo en su momento; una vez que hayas hecho estas dos importantes cosas, libérate definitivamente de ese pasado que no aporta nada más que tristeza e infelicidad a tu vida actual.

La forma más definitiva de autoliberarte de ese pasado es autorizando a tu mente a recordar sólo lo bueno de la persona que ya no está contigo. Cuando te asalten la nostalgia y el recuerdo y los pensamientos de culpa, desautoriza a tu mente para ir por ese camino de angustia y sustituye cada pensamiento triste, por imágenes de momentos “estelares” vividos con esa persona y que fueron únicos en tu vida. Únicamente debes autorizar a que tu mente te traiga imágenes de alegría y júbilo relativas a tu relación con tu ser querido. Recuérdalo en sus mejores momentos, feliz, compartiendo contigo el amor. Aleja de tu mente cualquier pensamiento de culpa o de remordimiento, porque ya nunca más podrás arreglar nada en ese sentido.

Cierra de forma definitiva ese pasado que ancla tu vida, estanca tus sentimientos y te quita cualquier posibilidad de crecimiento interior. Deja que los muertos reposen en la paz y el amor que tú les puedes dar ahora. Olvida a la pareja que fue y ya no existe. Libera tu vida de fantasmas que sólo están en tu mente.

Perdona y todo te será perdonado. ¡Pero hazlo ya! En este mismo instante en el que tanto necesitas liberarte de lo negativo. Con este esfuerzo personal que sabes que debes acometer, pero que a tu mente autocomplaciente no le apetece en absoluto realizar, comenzarás a cambiar definitivamente tu vida, aquí y ahora y podrás maravillarte de los resultados obtenidos.

Fuente: mindalia.com

email
Anterior

Real Cartagena cayó en Bogotá

Siguiente

Poema / Ajedrez