OtrosSalud

Los 10 Pensamientos negativos automáticos más comunes

Los psicólogos han estudiado en profundidad lo que se conoce como pensamientos negativos automáticos (conocidos como ANT, por sus siglas en inglés –automatic negative thoughts–): ideas perniciosas que aparecen en nuestra cabeza sin que las busquemos y constituyen una peligrosa fuente de emociones perturbadoras.

Esta clase de pensamientos sabotean lo mejor de nosotros mismos y, si no sabemos controlarnos, acaban creando una situación de inseguridad, ansiedad e ira que, a su vez, genera nuevos pensamientos negativos automáticos. Un círculo vicioso del que no es fácil salir, en el que los pensamientos negativos se repiten una y otra vez.


El profesor y periodista inglés John Paul Flintoff, autor del libro Cómo cambiar el mundo, concluyó que existen 10 pensamientos negativos automáticos  principales, que todos sufrimos en un momento dado. Son ellos:

1. Pensar sólo en blanco y negrosin dejar lugar a los grises. Creemos que si algo malo nos ocurre es sólo por nuestra culpa.

2. Leer la mente de otras personas. Estamos acostumbrados a castigarnos por lo que supuestamente piensan otras personas de nosotros o nuestros actos, cuando en realidad es imposible que lo sepamos.

3. Adivinar el futuro. El complejo de adivino nos lleva a suponer que el futuro va a desarrollarse de tal o cual manera, -casi siempre negativamente- cuando en realidad no tenemos ni idea de lo que sucederá.

4. Generalizar es otro de los pensamientos negativos que todos solemos experimentar.

5. Minimizar las cosas positivas. Ni cuando nos ocurre algo bueno estamos contentos. Es cierto que siempre hay alguien mejor que nosotros, pero no hay razón para minusvalorar las cosas que hacemos bien.

6. Dramatizar. Hacerse la víctima, y crear melodramas innecesarios, es también algo muy propio de los pensamientos automáticos negativos.

7. Tener expectativas poco realistas. Todos tenemos un límite, y aunque pensar que no lo tenemos puede ser positivo para alcanzar determinadas metas, también puede ser contraproducente.

8. Insultarnos a nosotros mismos y a los demás. Usualmente aparecen  en nuestra mente pensamientos en forma de insulto, como: “soy un inútil”, “mi compañero es un imbécil”, “mi jefe es un tonto”… Todos caemos en este juego, ell problema es que, en muchas ocasiones, nos creemos lo que pensamos, y acabamos tratándonos a nosotros mismos o a los que nos rodean de forma acorde al insulto que les estamos dedicando.

9. Autoculparnos.  Aunque la mayoría de nosotros tendemos a culpar a los demás de nuestros errores, hay personas que se culpan de todo, incluyendo cosas sobre las que no han tenido ninguna responsabilidad.

10. Ser catastróficos. Algo muy propio de las personas que acaban padeciendo depresión, se caracteriza por pensar que todo lo que nos rodea va acabar mal. Lo triste es que, si entramos en ese círculo vicioso, pensaremos realmente que todo nos va mal, y al final, tendremos razón.

Fuente: elconfidencial.com

 

email
Anterior

No todo es fútbol

Siguiente

Memorias de un wing derecho