Columna LÍDEROtros

Los cuchos preferimos el 10

Por: Orlando Buitrago Cruz.

Cuando me hablan del 69 pienso en tres opciones: 1) Número en el tarjetón de un candidato al congreso 2) el último año de los maravillosos sesenta 3) cierta actividad lúdica que por falta de pinta y dinero muy rara vez puedo practicar. En cambio, cuando me hablan del diez (10) pienso en una sola opción: futbolista de juego exquisito, inteligente, que sabe poner a jugar a los demás.

Esta semana, hablando de fútbol con pichones de periodistas deportivos, una niña, muy bella ella, me trató de cucho y fósil por haber dicho que Omar Pérez es uno de los mejores número 10 que ha llegado al país. Lo de cucho es cierto, lo de fósil es imposible con esta barriga que me mando, y el motivo del insulto es tan absurdo como las moralinas del procurador.

La niña, que quiere ser la versión femenina de Carlos Antonio Vélez (cosa que muy posiblemente la dejaría solterona), me dijo que eso de referirse a los puestos de los futbolistas con números era caduco y tan prehistórico como las falsas promesas de los políticos en campaña (debo decir que la niña tendría mucho futuro como analista política). Según ella, ahora lo correcto sería decir volante de armado.

En vano intenté aclararle que no asocio el “diez”  con el número de la camiseta sino con las características del jugador. Se muy bien que un técnico podría colocarle la camiseta número diez a un defensor central de esos que tienen instintos asesinos y cuya prioridad no es el balón sino el occipital  del contrario, o que viven pendientes de un descuido del juez para morder o hacerle un tacto rectal al contrario.

Cuando los veteranos del fútbol hablamos del número diez (10) no es por un trancón en el tiempo, ni por brutos, simplemente acudimos a esos acuerdos colectivos que las comunidades hacen para denominar las cosas, y en el mundillo del fútbol hace mucho rato que se pactó decirle diez al que sabe administrar el balón.

En las cafeterías bogotanas el perico se entiende como una mezcla de tinto con leche, para otro sector de la población el perico viene en papeletas, y para los vendedores de pájaros el perico es otra vaina: son acuerdos para denominar las cosas eso es todo. Claro que no faltará el comentarista de fútbol que en las cafeterías en lugar de perico pida un líquido perlático de la consorte del toro mezclado con granos tostados pertenecientes a la familia RUBIACEAE.

La que realmente se anquilosó fue la niña, que no se ha dado cuenta de que por fortuna no hizo carrera eso de que hablar de número diez o de fútbol bonito era sinónimo de ignorancia, y que era necesaria una jerga rebuscada para estar a la moda en fútbol. En un momento se llegó a pensar que como iban las cosas para entrar al estadio se tendría que presentar un diploma de doctor en geometría y ecuaciones diferenciales.

No se puede negar la evolución del fútbol en lo referente a sistemas, tácticas y estrategias, no se puede negar que estas por si mismas son un espectáculo, pero estaremos jodidos el día que un partido de fútbol genere las mismas manifestaciones afectivas y emotivas que produce una partida de ajedrez.

Complicarse la vida al hablar de una pasión como el fútbol no tiene sentido, para qué aburrirle el rato a un trabajador que a lo mejor ha puesto en apuros su presupuesto familiar invirtiendo en una boleta para desfogar el estrés de la semana en el estadio. En ese caso sería mejor quedarse en casa meditando acerca de si el recto es realmente recto o si tiene algunas curvaturas.

Así me digan que podría ser insumo para un programa de Diana Uribe, prefiero seguir disfrutando del acuerdo colectivo de decirle número diez (10) a aquel que sabe distribuir el balón y pone a jugar a sus compañeros.

Cuando terminé de escribir esta nota, me levanté de la silla para ir al water closed, pero mi Luz Stella me detuvo para preguntarme si quería una tacita de Theobroma Cacaol.  y  le dije que sí pero con zea mays  en forma de arepa.

 

No se deja de reír cuando se envejece, se envejece cuando se deja de reír. Un abrazo.

orlandobuitrago10@gmail.com

 

 

 

 

email
Anterior

Academia, Águilas y Piratas triunfaron en la fecha 10 de la Liga Directv de baloncesto

Siguiente

Selección Colombia Femenina sub-23, campeona mundial de hockey subacuático