OtrosSalud

Matrimonio: ¿Hasta que la muerte los separe?

Por:David Asensio.

Iba en el autobús camino a una reunión, cuando tras una parada, se pusieron en los asientos delante de mí, una pareja de novios. Era una escena de recién enamorados, muy jóvenes

 Mirada vidriosa, besándose cada 2 segundos y manos entrelazadas. Por fin había llegado de verdad, la primavera a Zaragoza. Y lo que me hizo pensar en estas líneas, fue una frase que le dijo ella a él: “Quiero que seas el hombre para el resto de mi vida, te quiero”.  En el otro lado de la moneda, acababa de recibir un mensaje de una amiga. “David, ya no he aguantado más, tenía que hacerlo, me he separado”. Después de pocos años casados, se acababa de separar. Cada vez es recurrente, oír entre amigos, conversaciones de este estilo: “Ya no aguanto a mi pareja, tengo que dejarlo, insoportable, no sé qué le veía,.. La voy a dejar”.


¿Por qué actualmente, esas parejas que veíamos compenetrados, que sentíamos que habían encontrado a su pareja ideal, si llegan a 5 años de relación, es  considerado un record?

Muchos de mis amigos, me dicen, que ya no tienen que aguantar, como hacían sus padres antiguamente. Que los tiempos han cambiado y antes que ser infelices prefieren estar solos. A la mínima discusión, ya dejamos para siempre esa relación que habíamos empezado con gran entusiasmo.

¿Por qué aguantamos tan poco?

Yo creo que a todos nos gusta la pasión, los comienzos, el me llamara o no me llamara, el flirteo, pero cuando vienen las cuestas, eso  que nos había enamorado de esa persona, desaparece por arte de magia.

Tengo a mi alrededor muchas parejas amigas, que llevan muchos años juntos. Los observo y claro que se les nota esa mirada, esa complicidad, pero sobre todo me fijo, que son un equipo. Equipo para las buenas cosas como para las malas. Valoran lo que tienen en esa otra persona, ven a su compañero como un cómplice en este camino llamado vida, lo quieren como es él de verdad. Son personas que siempre saben lo que les enamoro de verdad la primera vez que vieron a esa persona, y sobre todo nunca lo han intentado mejor. Ellos lo quieren como son, nunca los han intentando mejorar.

No estoy diciendo, que si no te sientes feliz con tu pareja, con tus amigos, por el motivo que fuera, tengas que seguir con ellos para toda la vida. Ahora es más fácil conocer gente, tener un grupo de amigos del trabajo, otro del gimnasio y otros diferentes por otra actividad que hagas. Yo no tengo los mismos amigos que cuando deje la universidad y este año han entrado en mi vida, gente nueva que puedo considerar amigos.

La vida da muchos giros para todos y muchas veces en segundos, nos cambia en 180 grados.

Como dije en un post anteriormente, Disney con sus películas de príncipes y princesas ha hecho mucho daño. En vez de ese amor romántico idílico, que está muy bien, ¿qué tal si le añadimos un plan de futuro con esa pareja? ¿Qué tal sería la mezcla?

Siento que la pasión y el romanticismo, se acaba diluyendo con el tiempo, hay estudios dice que la pasión dura 5 años, que es un efecto químico. ¿Y a los 5 años cambiamos de pareja? NO.

 Pero me he dado cuenta,  fijándome tanto en esas parejas que llevan mucho tiempo, como con los amigos que tengo de muchos años a mi lado, se dura porque:

– Porque se ADMIRAN.  Admiro a mis amigos por lo que consiguen con sus esfuerzos, se han ido de sus casa para conseguir sus sueños, porque han salido ellos solos de agujeros que muchos se hubieran hundido. Mis padres siento que se admiran por todo lo que han conseguido ellos solos, cómo se esfuerzan por la familia y sus amigos.

¿Y tú qué admiras de tus amigos? ¿Y en tu pareja, que admiras?

Y sin COMPLICIDAD no hay ningún tipo de relación. Te fijas en esas parejas, y con una mirada se entienden, acaba la frase el uno del otro.

¿Tus mejores amigos son tus cómplices? ¿Tu pareja es coautora vuestra vida conjunta?

Cada vez recibo emails de gente, que les da miedo estar solos, piden urgentemente una pareja a su lado, no saben vivir solos.  No sabemos estar solos, nos da miedo escucharnos  a nosotros mismos, oír nuestras respuestas, y es mejor estar con alguien para callar lo que dice nuestra vocecilla. Y luego pasa lo que pasa.  Acabamos vertiendo siempre nuestros miedos, fobias, en la otra persona, pensando que ella nos los resolverá.

Consiguen tener pareja, pero no suelen acabar bien. Seamos un poco exigentes, sepamos lo queremos en una pareja,  sus valores, si va a encajar con nuestra forma de ser o no, sino las consecuencias acaban pagándose. Mejor gastar tu energía en otras cosas que no en una pareja que sabes de antemano que no va a durar.

Si sabemos que esa persona no es la idónea para nosotros, para crear un proyecto de vida juntos, ¿POR QUÉ SIGUES CON ÉL?

Empecemos a ser sinceros con uno mismo ante todo. ¿Qué quieres en la vida, vivirla con una pareja? Adelante. ¿Quieres ser independiente y tener a tu lado una persona así, que no le importen tener o no firmados unos papeles? Adelante.

Sé feliz como tú quieras ser, no como la sociedad pienses que te va a decir.

No sé si encontrare un amor para siempre, o qué me  va a pasar, pero si se una cosa, y si quieres úsala para ti, NUNCA TENGAS MIEDO A EXPRESAR TUS SENTIMIENTOS. Y si quieres que algo dure, lucha por ello y siempre con una pizca de realismo, que Disney nos ha hecho mucho daño. Si no tiene que ser ese tu Príncipe o Princesa, no pasa nada, sigue adelante.

Abandonar es duro, SI. Pero siempre piensa que tú hiciste lo máximo para que saliera adelante. No fue así, pues otro habrá.

¿Y tú piensas que el amor es para siempre? ¿Hasta que la muerte los separe?

Publicado en: altaeducacion.org

email
Anterior

Plan excelencia del voleibol bogotano

Siguiente

Julián Leal en el nuevo circuito de Sochi