OtrosSalud

Medicamentos para la moralidad

Tres reconocidos especialistas en bioética de la universidad de Oxford publicaron un libro en el que analizan la posibilidad de que en el futuro llegue a existir un tipo de medicamentos que permita mejorar la moralidad humana. Según los autores, los científicos están cada vez más interesados en el desarrollo de tecnologías biomédicas capaces de intervenir en los procesos biológicos que condicionan el comportamiento y el pensamiento morales.

                   

Así las cosas, y aunque suene a ciencia ficción, en el futuro podríamos encontrar en los hospitales píldoras que aumentan el altruismo, tratamientos para la erradicación de pensamientos racistas o terapias que incrementan la capacidad empática hacia los habitantes de otros países.

El libro que, traducido al español se llamaría Aumentando las capacidades humanas, sólo se ha editado en idioma inglés, tiene un costo de 57 euros, analiza la posibilidad de que futuros avances médicos permitan manipular la agresividad, la empatía o el altruismo.

Aunque el campo de investigación del condicionamiento moral a través del uso de medicinas aún se encuentra en ciernes, los autores aseguran que podría llegar muy lejos. Según afirman, “la ciencia ha ignorado la cuestión de mejorar la moral humana con farmacología, pero esta posibilidad actualmente está generando un intenso debate”.

Ya hay un conjunto creciente de investigaciones que demuestran que ciertos medicamentos afectan a la manera en que la gente responde a dilemas morales: tratamientos que incrementan el sentido de empatía, de afiliación grupal o que reducen la agresividad. Además, actualmente, los científicos se interesan cada vez más en el desarrollo de tecnologías biomédicas capaces de intervenir en los procesos biológicos que condicionan el comportamiento y el pensamiento moral por lo que, este terreno de investigación se está convirtiendo en un área de gran actividad.

De hecho, ya existen medicamentos que afectan a la moralidad humana, pero hasta la fecha no se había pensado en ellos en el sentido que aborda este libro. Por ejemplo, el Prozac, normalmente indicado para tratar la depresión, reduce la agresividad y el rencor hacia la sociedad, por lo que puede hacer que la gente sea más amable. Se sabe, además, que la oxitoxina, también conocida como la “hormona del amor”, aumenta el sentimiento de unión social y la empatía, además de reducir la ansiedad, la cual, incluso ya se consigue en forma de spray nasal.

Según el libro, los científicos podrían desarrollar más medicamentos de este tipo y crear nuevas fórmulas para suministrarlos, con lo que se podría ayudar a la humanidad a afrontar temas globales.

“La sensibilidad hacia las penurias de personas que viven en otras partes del mundo o hacia los problemas que enfrentarán las generaciones futuras no es parte de nuestra naturaleza. Esos nuevos tratamientos podrían ayudar a generalizar sentimientos de empatía global o de empatía hacia generaciones futuras”, afirman los investigadores, quienes también sostienen que los medicamentos para la mejora de los comportamientos morales podrían ser utilizados, además, dentro del marco de los sistemas judiciales, ya que ese tipo de tratamientos podría ser más efectivo que la cárcel en la prevención y la mejora de la moralidad humana.

(Resumen Agencias)

email
Anterior

El sábado se corren Las 6 Horas de Bogotá

Siguiente

“Chevy” Rodríguez, va por el título del Fall Championship en EE. UU