LiteraturaOtros

Meditación mientras se juega un partido de fútbol

“La vida es siempre un desigual partido

Que jugamos a ciegas diariamente.

Ya sabemos quién va a jugar enfrente

y el corazón lo damos por perdido.

A tientas, con furor enloquecido,

buscamos el balón ansiosamente

intentando lograr ese potente

chut que nos dé el trofeo prometido.

Y el trofeo es vivir.

Unos a otros empujados.

A bulto.

Entre nosotros cometiéndonos faltas.

Juego duro.

Pobres ciegos jugando entre desiertos

ante un trágico público de muertos

y sólo Dios

por árbitro seguro”.

(Fuente: SAORÍ, Mercedes, 1967, “Meditación mientras se juega un partido de fútbol”, I Cuaderno de poesía al deporte, Sevilla, pág. 22).  

email
Anterior

¡Grande Nairo!

Siguiente

Amarse A Uno Mismo