FútbolOtros

Millos está sediento de Gol. Ha perdido tres partidos en línea.

Millonarios ha tenido indudablemente una mala semana. Perdió el clásico frente a Santa Fe, 0 x 1, cayó ante Nacional  2 x 1 en tiempo de reposición,  y en el primer partido de la fecha 12 cayó frente a Itagüí 1 x 2, también sobre el final del juego, sin contar las expulsiones, lesiones etc. Una mala semana que deja al equipo azul de Bogotá en incómoda posición en el tablero de clasificación, es 8vo con 17 puntos sin haberse jugado la totalidad de la fecha, es decir que de darse algunos resultados el cuadro actual campeón de Colombia quedaría por fuera del grupo de los clasificados hasta el momento.

Lo del partido frente a Itagüí fue más de una historia repetida en el cuadro azul en los últimos partidos, el equipo, lucha, corre ¡pero no juega! Tiene sacrificio pero carece de talento, crea pocas oportunidades de gol y cuando se las crean le cobran con facilidad. El Millonarios de las últimas fechas está muy lejos del equipo campeón del semestre pasado.

Es cierto que el cuadro que perdió con Itagüí, líder del campeonato desde anoche, tuvo  la ausencia de hombres que se han convertido en fundamentales en el andamiaje de Hernán Torres;  no estuvieron Lewis Ochoa,  Román Torres, Mayer Cándelo;  pero su problema fundamental incluso con ellos en la cancha es su falta de definición. Los delanteros no la están metiendo y eso le está costando a Millos puntos importantes que lo comprometen en el campeonato y que de paso lo dejaron por fuera de la Copa Libertadores.

 

 

Es increíble que después de la inversión millonaria por Freddy Montero, el delantero costeño no haya podido ser solución ofensiva. Solo ha marcado 3 goles en la liga.  En la cancha se le ve con sacrificio y ganas de participar en el circuito futbolístico pero se le ve incómodo y aburrido en una función que no siente, arrancar desde atrás, acompañar la jugada, lo que lo aleja del arco rival y por ende le quita posibilidades de remate. 

El técnico Torres ha dicho  en forma clara que el jugador se debe adaptar al esquema y no el equipo al jugador. Pero la pregunta que surge inmediatamente es  ¿no conocía Torres como se movía Montero en el Futbol Norteamericano? Si es así y no se le acomodaba al esquema porque autorizo su venida?  Lo cierto es que de no modificar la  utilización de Montero en la cancha será un fracaso en el equipo azul, a pesar de ser un buen jugador y goleador.

Con Watson Rentería la situación es diferente, el chocoano fue figura en el titulo anterior, fundamental  por sus goles y su aporte futbolístico al equipo. Con Wilberto Cosme un jugador de más de potencia que de talento hizo una llave que le resolvió y dio puntos fundamentales a los embajadores. Pero Rentería es un jugador cíclico, que cuando está en vena la rompe y cuando no desespera. Parece ser un jugador con problemas anímicos bastante fuertes. En los últimos días ha estado enfrentado con la tribuna que le pide más compromiso. A él da la impresión que poco le importa y le resbala lo que su afición y seguramente técnico le exigen. Futbolísticamente es el mismo del año anterior, viene a la mitad, se mete como quinto volante, pero no marca goles y su vedetismo lo ha llevado a convertirse en un jugador individual y poco colectivo.

Seguramente hay otros problemas futbolísticos para analizar, pero hoy este es el más grave  ya que la verdad de Perogrullo  reza que en el futbol se gana con goles.

El desespero en la tribuna azul es tan grave que hoy muchos de los que lo pitaron e insultaron extrañan al limitado  Wilberto Cosme que se marchó a ser suplente en México.

 

email
Anterior

Montoya parte 19 en el Kansas Speedway, Nascar Sprint Cup

Siguiente

Programación fecha 12 de la Liga Postobon