Columna LÍDEROtros

Mucha variedad

Diversas actividades. El mundo respira deporte. El Tour de Francia que algunos promocionan como el número 99, mientras otros dicen que es la versión 102, y el Campeonato Mundial de Atletismo Menores de la IAAF en Cali, en nuestro interés.

Dos escenarios deportivos disimiles, pero que reúnen emociones y expectativas inmensas. Por un lado el protagonismo colombiano con Nairo Quintana, Jarlinson Pantano y Rigoberto Urán, más la actuación de Anacona, Serpa y Arredondo. Por el otro, lamentablemente es la ratificación que el atletismo nacional, el deporte base, está muy lejos…demasiado lejos de la élite competitiva que arrastra la más antigua de las disciplinas deportivas.

El Tour de Francia sin duda alguna, es un espectáculo de primer nivel. Atrae tanto público que desconcierta. Los paisajes, los castillos, la historia, la diversidad entre los clásico y lo moderno, las coreografías de los seguidores, los saludos inesperados y magníficos a través del campo, incluyendo caballos, vacas o perros disfrazados. Las banderas hasta de países no ciclísticos como El Salvador o Uruguay. Muchas de Colombia para orgullo nuestro. El ambiente de fiesta. De la gran fiesta. Por eso es la “Grand Bouclé” del pedalismo mundial. La perfomance de un grande como Cristopher Froome, nacido en Kenia y corriendo por Inglaterra, con el manto de duda que le tendió el tramposo gringo Armstrong, con sus comentarios en redes sociales. Nairo hasta el sábado estaba a 3.10 minutos, podía dar el zarpazo en los Alpes, pero era bien complicado. Grande el caleño Jarlinson Pantano que iba de 21 en su primer Tour, superando inclusive a Rigoberto Urán que estaba en el lugar 28 de la general. Hermosa presentación de los nuestros en Francia y a la espera de festejar una o dos etapas de Los Alpes y creyendo que el gran Nairo, puede todavía, vestirse de gloria el próximo 26 en los Campos Elíseos de Paris. ¡Vamos Nairo!

En Cali, la diversidad cultural. Las rubias exuberantes de ojos azules y de piel delicada, hermosa y blanca. Los muchachos raros de gafas sicodélicas y pelo evaporado. Las orientales con sus ojos rasgados y su mirada de inocencia buscando similitud con su lejana tierra. Árabes con sus cabellos tapados porque la religión les prohíbe mostrarlo, pero con ojos centelleantes y miradas de agradecimiento. Las morenas africanas con su velocidad inaudita, su tranco inalcanzable y el orgullo de enfundarse las banderas nacionales alrededor de sus inobjetables victorias. Amigos unos de otros. Se juntaban en las tribunas del “Pascual Guerrero”,  los rusos con los ucranianos, sin la guerra de por medio. Los gringos saludaban a los de Azerbaiyán o Georgia, ex repúblicas soviéticas. Amistad y deporte. La anécdota de los más pobres ante los poderosos como Puleng Nkopele de Lesotho en el África, que corrió descalza los 3.000 metros planos porque “sus padres no tienen dinero para comprar spikes o tenis y yo ya me acostumbré a correr así”. La grata sorpresa del oro de la ecuatoriana Maribel Vanessa Caicedo en los 100 metros vallas. Inesperado y totalmente vibrante. La velocidad del árabe que corre por Japón, Abdul Hakim Sani Brown, que pulverizó cronómetros y vientos. El pelo ensortijado de la noruega Olson, la mirada azul de Elena la periodista rusa y los ojos esmeralda de Amanda Homberg, la sueca hermosa que ganaría cualquier reinado.  Aires de renovación, ciclismo y atletismo. Todo no es fútbol. Aunque siga siendo el rey de los deportes.

P. D.

En Los Juegos Panamericanos de Toronto ahí va la cuota. Figuras Jossimar Calvo y Hellen Montoya. Lástima que medallas cantadas o aparentemente “ganadas” como las de Mariana Pajón, Carlos Oquendo, Yury Alvear, Jacqueline Rentería y Pedro Causil, se evaporaron. ¿Sobradez o alertas hacia el futuro de los Olímpicos?

Parece ser que el mundo despierta de la “ensoñación” de creer que Messi es el mejor futbolista de la historia. Sin carácter, sin fortaleza mental y sin ser culpable de todo lo ocurrido, Messi es evidentemente un gran jugador; pero demuestra hasta el cansancio que está muy lejos de las leyendas de Pelé y Maradona, por citar dos nombres.

Argentina primero del ranking FIFA. Tan sucio y tan falaz, como sus dirigentes. ¿Colombia cuarta? Tampoco es sincero.

CAMPAÑA: ¿Por qué será que los andenes en Cali, son para las motos y las bicicletas? ¿Cuándo hará la alcaldía una campaña que favorezca al transeúnte?.

Por: Wilfrido Franco García

Contacto: wilfridof48@gmail.com

email
Anterior

Sandra Arenas, cuarta en la marcha de los 20 km de los Juegos Panamericanos

Siguiente

Carlos Bacca es recibido por lo grande en el Milan