OtrosSalud

Nos estamos quedando soooooooooordos

 

Dentro de cien años, al parecer todos los seres humanos serán sordos. Aunque parezca mentira, la población tiene más problemas de oído ahora, que vive en una sociedad de servicios, que hace 25 o 30 años, cuando la economía se movía gracias al empuje de la industria pesada. El actual mundo de ocio está llenando las consultas médicas de pacientes que presentan pérdidas de audición «irreparables» por causas que podían haberse evitado con facilidad.

 

Los más perjudicados, y los que más se ruido hacen, son los niños. Las fiestas de los más pequeños se animan con canciones puestas a todo volumen. Los chicos, especialmente los adolescentes, llevan los auriculares tan altos que cualquiera que se cruce con ellos puede acabar tatareando sus canciones. El volumen en el cine también resulta atronador; mucho más en los videojuegos; y de los bares, ¡ni hablar!: ponen la música a tal nivel que parecen invitar al cliente a marcharse pronto

El mundo es, en definitiva, cada vez más ruidoso. «El oído es el único sentido que nunca descansa. Sigue trabajando, incluso cuando dormimos. Lo terrible es que la gente no entiende el significado de la palabra irreversible; y el daño que provocamos en el sistema auditivo muchas veces lo es».

La población, en general, soporta cada vez más ruido, pero son los niños quienes se están convirtiendo en sus auténticas víctimas. Dejan de ser unos bebés y, de repente, pasan de dormirse con una dulce canción de cuna a desgreñarse al ritmo del reggaetón.

 

Un informe del Centro Nacional de la Salud Medioambiental de Estados Unidos concluyó que casi el 15% de los chicos y chicas de 6 a 19 años, uno de cada siete aproximadamente, ya ha perdido audición en, al menos, un oído.

La exposición puntual a un ruido elevado no supone una amenaza. El riesgo se corre cuando uno se sitúa de manera continua ante fuentes sonoras que superan los 85 decibelios, que es más o menos los que emite una película rodada con sonido ‘surround’ o de alta definición.

Niños y jóvenes viven en un ambiente continuo de ruido. Desde muy pequeños les estamos acostumbrando a asociar el ruido con la fiesta. Ése sí es un problema educativo con repercusiones para la salud», sostienen los especialistas. Juguetes con ruidos estridentes, programas de ordenador con sonido atronador y, lo peor de todo, la tecnología digital, que permite elevar el volumen del equipo sin distorsionar el sonido.

El mp3 o mp4 lo aguanta todo, pero el oyente, sin saberlo, se entrena para dejar de serlo. «La graduación del sonido crece de forma logarítmica. Dos no es el doble de uno, sino muchísimo más», dicen los investigadores. Normalmente hablamos a unos 50 ó 60 decibelios. Si aplaudimos, llegamos a los 90 y una perforadora supera los 100». Los reproductores de CD y mp3 a todo volumen también… «Caminamos hacia un mundo de sordos», resumen médicos.

(Resumen agencias)

CAJASAI: comprometida con la salud del trabajador, su familia y la comunidad
email
Anterior

Gol de Quintero elegido como el mejor del Mundial sub 20 de Turquía

Siguiente

Poema / El deporte y las derrotas