Columna LÍDEROtros

Pablo Moreno, mejor jugador de voleibol de los intercolegiados

Por: Lic. Manuel León.

Observando el voleibol de los Juegos Intercolegiados Supérate, nos dejó ver gratas sorpresas tanto en lo colectivo como individual, realmente se nota el trabajo de las ligas y de los colegios en la promoción, masificación y competitividad del deporte de la malla alta.

Por equipos, la sorpresa fue encontrar a Boyacá y Córdoba en la final A masculina, Meta mostro mucha evolución en femenino y logro el subtítulo en la B, en la definición de títulos el duelo fue entre Antioquia y Valle, donde los sextetos de la región del Pacífico se llevaron las medallas  de A y B Femenino, y el Liceo Salazar y Herrera se colgó el oro en B varones.  

Indiscutiblemente la  gran figura de esta disciplina fue el “gigante de ébano” Pablo Moreno Mosquera, quien con 16 años y 1.95 de estatura se erigió  como la estrella del evento y un jugador de mucho futuro en el voleibol nacional.

Pablo, nació  en Itsmina(Choco) el 11 de noviembre de  1.997, juega voleibol desde los seis años en las Escuelas Populares del Chocó y luego  por su talento se fue a estudiar al Liceo Salazar y Herrera de Medellín, donde actualmente cursa grado décimo.

Juega de opuesto y  ha jugado por Antioquia en todas las categorías incluida la de mayores. Con una envergadura de 2.53 metros y una  excelente saltabilidad le permiten ser un jugador muy sólido en el bloqueo,  de potente remate, además en los juegos tuvo el servicio más sólido con un 80% de efectividad, ha representado a Colombia en infantil, menores, y en los suramericanos escolares.

Con gran alegría manifiesta  que por el voleibol ha conocido casi toda Colombia, y espera ser un  jugador profesional de mucho reconocimiento en nuestro país, su gran sueño  jugar en Europa,  en la liga italiana, griega o en últimas en Brasil o Argentina donde hay un altísimo nivel.

Se define como una persona  muy alegre, le gusta toda la música, y baila folclore nacional,  mantiene una excelente relación con sus compañeros de equipo, convirtiéndose  en un líder nato dentro  del terreno de juego, situación que es bien aprovechada por su equipo para imponer respeto y salir victoriosos en los juegos que disputan, como sucedió en Bogotá, donde lograron el oro  de forma invicta, sin perder un solo set.

Viendo los diferentes equipos que compitieron en ambas ramas, se puede decir  que hay mucho futuro, buena fundamentación, extraordinaria talla y ante todo se vio buena actitud que es lo más importante, la Federación en cabeza del licenciado Taylor Lozada, tiene de donde escoger para que elevar el nivel técnico del voleibol colombiano.

licmanuelleon53@hotmail.com

email
Anterior

Emociones Tóxicas

Siguiente

Los mejores billaristas del mundo en Medellín del 3 al 9 de noviembre