Columna LÍDEROtros

Paren de sufrir

Columna Impublicable

Drama. Excesos. Exageración. Una avalancha de noticias sobre el mismo tema. Como siempre los colombianos llevamos todo al extremo. No hay puntos intermedios. Somos de bordes y de alas. De flancos y de orillas. Excedidos. La lesión de Falcao García le dolió a todo el mundo, pero se ha exagerado el tema. Se llenan programas, noticieros, periódicos y revistas sobre el mismo asunto.

Todos saben ahora de lesiones y traumas en la rodilla. Unos opinan como si fueran auténticos galenos o especialistas. Otros, se van al extremo de la respetable fe religiosa. Dictaminan su incapacidad y los meses que no jugará. Hasta predicen el riguroso plan de recuperación que el delantero debe llevar para volver a jugar en mayo, a más tardar. Exageraciones por montones. Mientras el país se diluye entre conciertos de hambre y ráfagas de maldad. Vale más la rodilla de un ícono que el hambre de cien niños en el Chocó. Es más importante la clínica de elite en Portugal para el samario y la visita demagógica presidencial, que el dolor por los muertos en Padrera (Valle del Cauca) o los desajustes de las EPS. Así somos nosotros. Mientras nos enfrascamos en una noticia que duele por lo deportivo, no buscamos alternativas y creemos que ha llegado el fin del mundo. Pensamos que ya no deberíamos ir al mundial sin Falcao. Que sería mejor darle el cupo a Venezuela, Bolivia, Perú o Paraguay. Que el mundial de Brasil lo debieran de aplazar. Que a Falcao hay que hacerlo volver rápido, así sea en muletas para que juegue ante Grecia en junio. Que no importa si por forzar su retorno, se le tiran la carrera al jugador. Solo interesa que juegue el mundial, a cualquier precio; como si no hubiese otra alternativa. Como si los demás jugadores de la tricolor no importaran, no valieran y la selección fuera solamente Falcao. Es un jugador valioso, pero no lo es todo.

Ahora Pékerman deberá mirar por fin a Adrián Ramos, miserablemente marginado de la selección, cuando ha sido grande en la Bundesliga y por si no lo saben, es ahora el torneo más importante del mundo en la actualidad.

Hay que mirar a Carlos Arturo Bacca, una fiera en el Sevilla español o buscar entre Darwin Quintero, Jackson Martínez, Víctor Ibarbo, Luis Gabriel Rey o Dorlan Pabón. La cuestión no es de llorar sobre la leche derramada, sino buscar alternativas porque Falcao no llegará al mundial en condiciones y, si jugara, estará totalmente mermado de su real capacidad, cuando igualmente venía en un bache en su actualidad con el Mónaco.

El defensor Soner Ertek del desconocido equipo Chasselay es solo un eslabón de la  cadena, no un forajido, ni mucho menos. Paren de sufrir. La selección es mucho más que Falcao y tenemos otras alternativas.

P. D.

Luego nos referiremos a las desajustadas declaraciones del presidente de la Dimayor, Ramón Jessurum Franco, respecto a las asistencias a los estadios colombianos. Según el dirigente, ahora “asisten más espectadores” a las canchas nuestras que en la década pasada. ¡Plop! ¿Quién será el estadígrafo de la Dimayor?.

Por: Wilfrido Franco García
wilfridof48@gmail.com

email
Anterior

Atlético Nacional empezó su defensa del título con victoria

Siguiente

Tuluá remontó y venció a Depor