OtrosSalud

El peligro de los campos electromagnéticos

Los campos electromagnéticos son áreas de energía que rodean a los dispositivos eléctricos. La exposición de los seres humanos a campos electromagnéticos no es un fenómeno nuevo, pero  sí algo que viene creciendo de manera acelerada en  este mundo moderno donde estamos expuestos a en todo momento sin darnos cuenta, ya que no se sienten ni se ven,  a pulsos eléctricos, frecuencias de radio, pantallas de computador, señales inalámbricas, todo tipo de electrodomésticos como hornos microondas, mantas eléctricas y calefactores, teléfonos celulares, dispositivos personales de toda clase y una gran cantidad de aparatos que están emitiendo continuamente radiación dañina.

Algunas investigaciones han atribuido un conjunto de síntomas y consecuencias derivado de la exposición a campos electromagnéticos en el hogar. Los síntomas informados incluyen dolores de cabeza, ansiedad, suicidios y depresiones, náuseas, fatiga, alergias, pérdida de la libido, aborto involuntario, daño genético, cáncer, Alzheimer y esclerosis múltiple, entre otras enfermedades.

La preocupación científica sobre el tema,  involucra no solamente los efectos de salud negativos sobre las personas a largo plazo, especialmente a los niños pequeños y a las mujeres embarazadas, sino también sobre la vida silvestre.

Aunque evitar por completo la radiación electromagnética es imposible, sí podemos reducir la exposición:

-La primera regla de oro es apagar y desenchufar los aparatos cuando no estén en uso.

-Ventilar la casa diariamente.

-Evitar la exposición a las redes Wi-Fi – especialmente en el hogar.

-Cargar completamente las laptops y luego desconectar cuando estén listas para su uso.

-Asegurarse de que los enchufes y tomas de corriente se encuentren alejados del cuerpo.

-En la medida de lo posible utilizar auriculares al momento de usar el celular.

-Evitar cabeceras, bases y otros artefactos de metal en la cama.

-No tener televisión, computador, celular o teléfono inalámbrico en el dormitorio, pero si no se puede “evitar”, mantener una gran distancia a la cama y desconectarlos de la electricidad por la noche, incluso lámparas..

-Bañarse antes de dormir y procurar no acostarnos inmediatamente después de haber estado en contacto con aparatos eléctricos ya que el cuerpo es una batería móvil, y llevamos esa radiación a la cama.

 

 

Fuentes: OMS y ecoportal.net

 

email
Anterior

Colombia, clasificó a segunda ronda del Mundial Juvenil de Fútbol de Salón

Siguiente

Auto Stok Team se llevó el Campeonato Nacional de Automovilismo