LiteraturaOtros

Poema A los Atletas

Por: Isaac Mateos Ángel.

Canto al atleta.
Al poeta de hierro,
del martillo, del aro y la palanca.
Al que con fuerza
sublima la esperanza
de un mundo chato y negro.

Canto al asceta
del músculo y la fibra.
Al cometa
hecho luz como disco o jabalina.

Canto a quienes al fin todo lo alcanzan:
acero y nardo,
quizás ajenjo.

Canto al arquero.
Al de las piernas rápidas.
Al que transpira
sudores que definen fuerzas.

Canto a lo que
sin amarillo pago
se pagan con su hazaña.

Canto al fiero.
A las columnas vertebrales.
Bronces hechos minutos a minutos
por conseguir la palma
airosa del triunfo.

Canto a los reyes
y canto a los mendigos de la esfera
-forma suprema
de todo lo creado-

A las sirenas
y a los delfines canto.
Hendidos y concretos,
en doradas arenas
y en espumas de plata
sexos bellos, mojados.

Canto al moderno auriga de la llanta
y al centauro doblado
sobre los tubulares.
Muelle, alfiler de ropa
-entre aluminio y hueso-.

Canto a los rodios
que levantan, colosos
del músculo y el brío,
las pesas del esfuerzo
sobre las piernas y brazos

(Poema publicado en: I Cuaderno de poesía al deporte, Sevilla, 1967, págs. 27-28.)

email
Anterior

La Quiropráctica en el deporte

Siguiente

Pablo Aimar se retira del fútbol por problemas físicos