LiteraturaOtros

Poesía Boxeo / Kid Chocolate

Por: Roberto Friol, poeta cubano (1928-2010)

 

De niño, solo una vez casi le vi.
Un domingo, de manos con mi hermana mayor,
En una calle de Jesús María,
Resonó su nombre a nuestras espaldas,
Y cuando volví la cabeza,
La multitud enardecida lo ocultaba.

Mi hermana sí lo vio,
Y su sonrisa de muchacha
Fue con nosotros hasta casa.
Yo me callé la frustración de mis seis años.

Luego lo conocí en las fotografías de los periódicos.
En los próximos años
Lo tuve en las anécdotas y de nuevo en los periódicos;
Y después en los ágiles reportajes que el mundo
De vez en cuando le hacía
Cuando ya no era campeón ni la esperanza.
Pero siempre, para siempre lo tuve
Como una verdad de la patria.

email
Anterior

Consecuencias de trabajar de noche

Siguiente

Nairo Quintana y Rigoberto Urán, entre los mejores ciclistas del mundo