Columna LÍDEROtros

Por dos razones perdió Medellín con Buenos Aires

 

Por: Carlos Eduardo Vargas Olarte. Dr. Ciencias del Deporte. Director Centro de Investigación SFBD

La disputa entre Buenos Aires y Medellín para ser la sede de los juegos Olímpicos de la Juventud, de un lado, constituye un avance en la aplicación de los criterios del equilibrio social político y deportivo que deben acreditar las ciudades que aspiran a ser sede de los eventos Olímpicos. De otro lado, en el cuidado ante las demandas éticas y de responsabilidad social, frente a las enormes desigualdades socioeconómicas en las ciudades que aspiran o son elegidas como sedes de estos eventos en países latinoamericanos, asiáticos y africanos. En el reto de supervivencia de las organizaciones deportivas internacionales la disputa para ser sede se centra en la mejor gestión pública social, deportiva y ética.

Las recientes protestas en Brasil frente a la realización de Mega eventos deportivos (Copa Confederaciones 2013, Mundial de Futbol 2014 y Olimpiadas 2016) han sido un campanazo de alerta para cuidarse de los escándalos mundiales que colocarían al COI al lado de la FIFA en el “Ojo del Huracán”, anteponiendo la censura de la sociedad civil a la relación entre inequidad social y las prácticas de corrupción global en el deporte.

Bajo el celo de cuidar la imagen del espíritu olímpico, Buenos Aires obtuvo la sede de los Juegos Olímpicos de la Juventud fundamentalmente por dos factores clave: uno, la integración de los proyectos de desarrollo social, político y urbano con lo deportivo; dos:a la ligera ventaja que tiene este país sobre Colombia en el Índice de Transparencia Internacional (corrupción). Argentina ocupa el lugar 102 en el Índice de Transparencia Internacional apenas 8 lugares por encima de Colombia (94).

INVERSION E  IMPACTO SOCIAL

En cuanto a la inversión y el impacto social: por una orden de la Corte Suprema de Argentina, Buenos Aires debía presentar un Plan de construcción de Vivienda Popular, por eso, el proyecto Buenos Aires 2018 no incluye este rubro como parte del presupuesto para los Juegos, puesto que la construcción de la Villa Olímpica ( Parque Roca, Villa Soldati:110 mil metros cuadrados para vivienda y 40 mil metros cuadrados para edificios de servicios), corresponde a una inversión del Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC) en función de su desarrollo, en el que la ciudad aportaría 112.457.000 dólares. La inversión total para organizar los juegos está estimada en  U$S 181.457.000. El presupuesto global porteño para 2013 es de 40.698.362.585 de pesos. Con la cotización del dólar blue, a $8,05 el presupuesto en pesos para los Juegos Olímpicos de la Juventud será 3,7% del total del global de la ciudad- sin ayuda del gobierno central-.

LO ÉTICO

Con relación a lo ético, grandes serán los esfuerzos que deberá realizar el COI en asocio con las autoridades de vigilancia y control fiscal, para colocar “la gran lupa” sobre el manejo de los 104.690.000 millones de dólares que costaran los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018, de los cuales 69 mil millones son aportados por la ciudad de Buenos Aires, y el resto, por el COI, sponsors y tickets. El COI ha sido más riguroso que la FIFA en la aplicación de estos criterios.

MEDELLÍN: CASI…

A Medellín no le alcanzó la estrategia de presencia e imagen internacional, ni las referencias en todos los foros sobre desarrollo urbano, en una categoría superlativa como “la Ciudad más innovadora”, ni los logros acreditados en la transparencia y éxito deportivo como los alcanzados en los Juegos Suramericanos del 2010. Estos juegos se han sumado a la lista de ejemplos de una estrategia de desarrollo que integra lo social, lo urbano y lo político social en torno a un evento. Además de que no incurrieron en déficit, ni su gestión genero escándalos o dudas. Por el contrario fueron muchas las felicitaciones y hasta el reconocimiento para que su directora (Alicia Vargas q.e.p.d) fuese nombrada asesora del Comité Organizador de las Olimpiadas del Brasil.

La realización de los Juegos Suramericanos contribuyó a generar una serie de asociaciones positivas sobre la ciudad y del proceso de transformación profunda que ha estado viviendo en lo físico y lo cultural, para proyectarse al mundo como un ejemplo de resiliencia frente a las adversidades, de resistencia civil y ciudadana ante la amenaza de la delincuencia y la barbarie. A Medellín le afectó el Índice Internacional de transparencia de Colombia. Allí le ganó Argentina a la sombra de lo que está sucediendo en Brasil

LOS ESFUERZOS DEL COI

Desde Barcelona 1992 los juegos contribuyeron a la metamorfosis  de un “Puerto Industrial” a una “Ciudad Mediterránea” atractiva, dinámica, vibrante y orientada al servicio. El gobierno local aprovechó  la campaña para ser sede de los Juegos Olímpicos para trazarse un plan estratégico (Barcelona 2000) que fue ajustado luego de recibir la designación en 1987. Todo un Plan a largo plazo para realizar programas de renovación y convertir a Barcelona en una Metrópoli empresarial Europea. Este criterio se ha ido depurando en las diferentes postulaciones y designaciones sedes Olímpicas.

Bajo la óptica del deber ser, el qué; la realización de los eventos deportivos, remite a  considerar su relación con la visión estratégica de la ciudad, el plan de desarrollo, el Plan de City Marketing, las estrategias y la gestión de Branding City, para establecer las sinergias entre identidad, imagen y percepción de la ciudad con aspectos económicos, de planeación y desarrollo urbano, desarrollo socioeconómico, bienestar social, gestión del medioambiente, la salud, la seguridad y la movilidad con la política pública deporte.

De esta manera el COI le está saliendo al paso a una práctica que coloca a realización de eventos deportivos -de carácter regional, nacional o internacional- en una oportunidad de riesgo muy alto frente a la corrupción en el deporte (intereses amañados de la relación política-negocios-deporte) bajo la apariencia de nobles empeños en favor de la imagen de una ciudad, la gestión de gobierno local, el desarrollo del deporte, el posicionamiento en función de convertirse en destino y sede de visitas, turismo, negocios y/o estudios.

LO QUE SE QUIERE CORREGIR

No es un secreto que el buscar ser sede eventos deportivos, se ha convertido en una oportunidad más al servicio de  los intereses mediáticos, políticos y económicos de funcionarios públicos, políticos y de “dirigentes deportivos”, que a la verdadera contribución al desarrollo deportivo, urbano, socioeconómico, sociopolítico de la ciudad, al mejoramiento de la percepción y  su imagen, al fortalecimiento de la identidad y la facilitación de relaciones e intercambios entre sus clientes/ grupos objetivos.

En la perspectiva privada, los “dirigentes deportivos” por libre iniciativa, a título particular, previamente realizan el respectivo lobby ante las federaciones y/ organizaciones deportivas (nacionales o internacionales) con el fin de postular la ciudad  como candidata para ser la sede de Torneos, Campeonatos, Juegos, o Exhibiciones. Con gran tacto político y fuerza argumentativa, presentan un discurso “vendedor” ante el público receptor (Federaciones/ Organizaciones) y el publico facilitador (Medios, Funcionarios Públicos y Políticos), haciendo énfasis retorico- no con hechos y datos- en las bondades del evento para la ciudad y el desarrollo del deporte. Pero, la clave y factor crítico de éxito para sus verdaderos propósitos, se logra en las entrevistas  de aproximación (promesas mutuas): de  un lado, el compromiso y el apoyo del público facilitador y de otro; -la retribución – la rentabilidad política del evento, en términos de imagen, votos, fotos y fondos.

LA RETORICA TRADICIONAL

En la perspectiva publica, tradicionalmente las ciudades que aspiran a ser sedes de eventos deportivos los presentan como una oportunidad de tener un impacto mediático para mostrar realizaciones a corto plazo, Sobre el tiempo, ambientados por campañas publicitarias locales, algunas obras terminadas, otras inconclusas en una maratón de la improvisación; la ciudad logra despertar la curiosidad ciudadana y realizar los eventos. Los telones y los discursos en la ceremonia de inauguración y clausura, realzan el aporte mínimo a la ciudad, cubriendo estratégicamente-excusando- los vacios en obras y presupuestos. Esta perspectiva se califica por los expertos, como efectista en lo mediático y lo político, más que efectiva en la contribución al desarrollo urbano y social.

EL PECADO PENDIENTE DEL COI: LOS JUEGOS MUNDIALES

Pero el COI tiene un pecado pendiente que debe enmendar: hay otros eventos mundiales a los que renuncian a ser sedes algunas ciudades de Europa (caso Duisburg / Dusseldorf Juegos Mundiales 2013) y que, se recogen por estas latitudes (Cali), sin aplicar rigurosamente los criterios sociales y éticos que se exigen para las sedes de los eventos olímpicos. ¿Será que los World Games son la acepción más ligera de un concepto y un hecho tan serio como el juego y su impacto social?

email
Anterior

Resultados del Doble Premio Mobil 1-Motor-Tortugas en Tocancipá

Siguiente

Cambios en el recorrido de 21k de la Media Maratón de Bogotá