LiteraturaOtros

Por qué los inteligentes hacen cosas estúpidas?

 

Robert J. Sternberg, es un psicólogo estadounidense autor de más de 60 libros. Lleva más de 25 años estudiando temas relacionados con la inteligencia. Una de sus obras se llama: ¿Por qué los inteligentes hacen cosas estúpidas?, donde manifiesta que  “todos pueden ‘embarrarla una vez, pero cometer la idiotez dos veces es lo que define a un estúpido”,  y asegura que la mayoría de estas personas no está conscientes de sus errores, porque “se rodean de sicópatas que se encargan de reafirmarlos”, lo que  los lleva a perder todo lo que se han ganado con esfuerzo en la vida.

 

El libro, trata de dar respuestas sicológicas al comportamiento estúpido de algunas personas inteligentes consideradas incluso como brillantes por la sociedad a la par que aborda situaciones aplicables a la vida cotidiana.

Para Sternberg la inteligencia y  la estupidez no son como frío y calor, donde si está una falta la otra sino que pueden coexistir juntas, lo que explica increíbles actos de estupidez en personas de alta inteligencia; es así como la forma de actuar de algunos personajes famosos, reconocidos por sus niveles intelectuales, sirve para ejemplificar que en algún momento de sus vidas fueron necios y actuaron irracionalmente

Son tan asombrosos como inexplicablemente estúpidos comportamientos como el del  expresidente de Estados Unidos, Bill Clinton, al involucrarse en una relación amorosa con Mónica Lewinsky.  Al igual que Richard Nixon, quien se vio implicado en el escándalo del “Watergate” por lo que tuvo que renunciar a la presidencia de EE.UU. en 1974. Los dos ejemplos demuestran que ambos personajes malgastaron su inteligencia comportándose estúpidamente. ¿Por qué gente tan inteligente piensa y se comporta de manera tan estúpida como para destruir aún sus vidas?

Cuando Sternberg habla de “personas inteligentes que suelen decir y hacer cosas estúpidas”, se refiere a gente que ha estudiado en colegios prestigiosos y ha tenido un desempeño sobresaliente en su carrera profesional, pero que ha manchado su propia vida o la de los demás. Y ese tipo de comportamiento encuentra su explicación en lo que él denomina las cuatro falacias: el egocentrismo, la omnisciencia, la omnipotencia y la invulnerabilidad; errores que a menudo llevan a los poderosos a caídas espectaculares

El egocentrismo, hace creer a las personas que el mundo gira a su alrededor; actúan de manera que las beneficie a sí mismas sin importar cómo sus comportamientos afectan a los demás.

El  omnisciente supone que lo sabe todo,  por lo tanto no tiene que escuchar los consejos de otros.

El omnipotente piensa o actúa como si dispusiera de poderes o capacidades especiales y fuera superior a los demás.

Finalmente, el invulnerable cree que nada malo puede sucederle y por eso se convencen “tontamente” de que pueden hacer lo que quieran. El resultado es un perfecto idiota que piensa que tiene licencia para criticar y atacar a destajo, porque es indestructible.

email
Anterior

Santa Fe se llevó el clásico de la Copa Postobón

Siguiente

Consejos para no enfermarse