Columna LÍDERNataciónOtros

Recuperar la piscina del Centro de Alto Rendimiento

 

Por Lic. Manuel León.

La Federación Colombiana de Natación  por medio de su director técnico, el cubano Sergio Valiente  emitió un comunicado donde  evaluaba la natación de Bogotá, encontrándonos  que las conclusiones que entrega el profesor Valiente, contienen la misma problemática  de toda la vida y que han hecho que la práctica de la natación en la capital sea un verdadero martirio, no solo para los deportistas, sino para los padres de familia que al fin y al cabo son los que se meten al mano al bolsillo, para que sus hijos pueda practicar  esta exigente modalidad deportiva.

Aspectos  como: la falta de tiempo para la práctica,  las distancias que se debe recorrer para ir a entrenar,  las jornadas escolares de colegios y la intensidad de las universidades,  la falta de un escenario para los nadadores élite como lo señala el profesor Valiente hacen que la natación bogotana nade en un mar  de angustias.

A esto se le debe agregar  el pico y placa, la inseguridad  reinante en horas nocturnas,  el” facilismo “ de nuestros deportistas, cada vez más ajenos al sacrificio, a las arduas jornadas de entrenamiento, el poco deseo de competencia y las pocas sesiones de entrenamiento que como indica el director técnico de la rectora de la natación nacional equivale al 50-60% de los programado por la federación para aspirar a ser un buen nadador, de ahí en adelante se puede pensar en llegar a la élite.

Por ende  el problema de la natación capitalina sigue siendo complicado porque aunque se maneja cantidad, la calidad  es deficitaria debido a lo anotado anteriormente.

El no tener una piscina que acoja el alto rendimiento es una de las grandes falencias de Bogotá y ha sido el problema de toda la vida, que se pensó se iba a solucionar al tener la alberca del Centro de Alto Rendimiento, CAR, (ahora fuera de servicio)  y la del Complejo Acuático  “Simón Bolívar”  que tiene que responder a los requerimientos del IDRD, y que hace que su práctica se dificulte  por la gran cantidad de nadadores que se concentran  a la hora de entrenar, presentándose una situación de “hacinamiento” acuático .

Estoy de acuerdo con el profesor Valiente la solución inmediata es recuperar la pileta del CAR,  y así poder  darle viabilidad  a un programa para los nadadores  de alto rendimiento de la capital y que en su momento puedan reemplazar a Omar Pinzón,  Cristhián Orjuela y Mónica Álvarez y Alejandra Santafé entre otros, con miras a los próximos juegos nacionales y eventos de carácter internacional.

Ojala que la Federación y Coldeportes se puedan poder de acuerdo pensando no solo en el beneficio de la natación de Bogotá, sino de todo el país. 

licmanuelleon53@hotmail.com

 

email
Anterior

Niños especiales / Carta de un niño especial.

Siguiente

Tunjo con la Formula Renault Eurocup en Motorland, España