OtrosSalud

Salud y Amor propio

Por: Patricia González.

Una buena salud es el reflejo de una buena relación con uno mismo y la base para tener una buena relación con uno mismo, es descubrir cómo podemos amarnos más. De esta manera podemos extrapolar que al amarnos, tendremos una excelente salud.

El verdadero amor es una manifestación de compasión y comprensión absoluta. Cuando nos amamos incondicionalmente la vida se hace muy placentera, porque estamos en una disposición para acompañarnos en todo momento, sin importar cómo estemos haciendo las cosas, sin importar los resultados que estemos obteniendo y sin importar dónde nos encontremos en un momento dado.

Todos necesitamos amarnos un poco más y aumentar los niveles de entendimiento de nuestras experiencias. Las situaciones que experimentamos no son casuales, son para ayudarnos a crecer, para elevar el nivel de conciencia y para comenzar a vislumbrar nuevas maneras de tratarnos a nosotros mismos.

Cuando comprendes la importancia de cuidarte a ti mismo, tu salud comienza a mejorar y se eleva tu vitalidad. Muchos creen que cuidarse significa regalarse algunas cosas materiales u otorgarse algunos gustos personales, pero en realidad se trata de mucho más que eso.

Cuidarse es aprender a atender, defender, proteger y velar por las mejores condiciones posibles para vivir. Esto incluye todos los aspectos del ser, tanto a nivel físico, como mental, emocional y espiritual.

Todo lo que te aleje de tu bienestar en cualquier sentido, atentará contra tu salud porque tu salud es un reflejo del equilibrio que tienes con el bienestar interior. Cuando te amas, te deseas lo mejor y te encargas de obtener lo mejor. Desearlo no es suficiente. Es necesario que éste aprecio a ti mismo esté expresado en acciones que demuestren que eso es verdad.

Cuando enfermamos es porque hemos sido intransigentes con nosotros mismos sin darnos cuenta de que lo estamos siendo. La enfermedad viene a mostrarnos que nos hemos olvidado y abandonado. Esto solo puede suceder cuando dejamos nuestro bienestar en manos de una condición externa o en manos de las personas que nos rodean.

Muchas veces he escuchado a mis clientes decir que han tenido muchos problemas a causa de otras personas como su pareja, su jefe, sus hijos y hasta sus amigos. En estas situaciones, se manifiestan emociones de todo tipo que pasan por enojo, culpa, tristeza, frustración y muchas más. ¿Qué tal si dejáramos libres a esas personas y nos hiciéramos cargo de cambiar esas emociones?

Y no se trata de que los demás tengan que cambiar o que las circunstancias de cualquier orden tengan que cambiar. Solo se trata de un cambio de interpretación de lo que experimentamos, una liberación de responsabilidades ajenas y un hacerse cargo de lo que estamos procesando internamente.

Una excelente salud se obtiene cuando alcanzamos a darnos cuenta de estas actitudes que pasan casi desapercibidas sin que nos demos cuenta de lo que estamos haciendo. Una excelente salud se consigue cuando nos centramos en darnos a nosotros mismos lo que esperamos conseguir del medio que nos rodea, cuando somos más activos en la búsqueda de nuestro bienestar y cuando somos los gestores de esos hallazgos.

Podríamos decir que tu salud depende de cuan activamente te estás amando. El amor a ti mismo es un infalible secreto para conservar tu salud.

 

Fuente: angelesamor.org

email
Anterior

Japón venció a Nueva Zelanda en partido amistoso

Siguiente

Carlos "El Pibe" Valderrama se une a ESPN para el Mundial