BaloncestoColumna LÍDEROtros

Se fue el pedagogo de la cesta

Por: Lic. Manuel A. León.

El baloncesto colombiano está de luto con él fallecimiento el sábado pasado del profesor Daniel Torres Rueda,  un formador de baloncestistas especialmente  con las damas donde su pedagogía dejaba mucho arraigo, constituyéndose en uno  de los mejores entrenadores de nuestro país en la rama femenina.

 

Daniel Torres nació en Fusagasugá (Cundinamarca) el 13 de febrero de 1932, hijo de  Tomás Torres Pérez, quien se preocupó por darle a su familia una educación para el futuro, es así como Daniel  estudia en el colegio Parroquial Ricaurte de Fusa,  donde cursa hasta cuarto de bachillerato, luego se traslada a Bogotá  y se matricula  como estudiante interno en el colegio Salesiano León XIII, donde se gradúa como bachiller.

Luego pasa a ser estudiante de Educación Física de la Normal Superior, allí se ganó una beca y en 1951 se desplazó a Chile para continuar con sus estudios de Educación Física, allí conoció al profesor Oswaldo Retamar, entrenador  de Chile en damas, quien se constituyó en un faro para que el profesor Torres se  inclinara por el baloncesto femenino.

Regresa al país después de haber trabajado seis años en territorio austral,  y en 1963 se gradúa en  Diplomacia y Relaciones Internacionales de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, y de ahí en adelante se dedica su pasión que  es enseñar baloncesto.

Fue profesor de los colegios Ricaurte, Salesiano de León XIII, Santo Ángel y su última experiencia fue en el Americano del 90 al 95,a nivel de la educación superior estuvo en el Escuela Militar de Cadetes de 1.960 a 1978, Universidad Pedagógica, Instituto Técnico Universitario de Cundinamarca ITUC , donde fue entrenador , catedrático y rector.

En 1976 viajo al lado de Marco T osuna y Carlos Rodríguez al Centro Deportivo Olímpico Mexicano CEDOM, a la primera capacitación para entrenadores de baloncesto

Como entrenador dirigió a Fusagasugá, que fue la base de las selecciones de Cundinamarca durante muchos años, entreno a la escuela Militar de Cadetes participando en torneos suramericanos.

Como dirigente en 1962 fue presidente del Colegio Nacional  de Entrenadores, luego del Colegio Bogotano de Entrenadores de Baloncesto Cobebal en la década del 90.   

Una vida prolífica dentro del baloncesto, entregada a la formación de profesores de baloncesto, dejando una estela de su pedagogía por toda la geografía nacional.

A su esposa Doña Myriam, a sus hijos  Juan Manuel, Daniel, Mónica y Myriam Patricia, al igual que  a todos sus familiares, nuestras más sentidas condolencias.

licmanuelleon53@hotmail.com

email
Anterior

Los dolores de cabeza de la Selección de México

Siguiente

Portugal renovó contrato a seleccionador hasta 2016