Columna LÍDEROpinionOtros

Selección y Liga

Columna Impublicable

Por: Wilfrido Franco García

¿Lo importante en el fútbol es ganar o jugar bien? Una pregunta que siempre estará por resolverse. Entendiéndose por jugar bien, aquello que rivaliza entre lo práctico y lo estético. También habría que discernir eso. Otros dicen que “jugar bien”, es el equilibrio perfecto entre ataque y defensa. El caso es que la selección Colombia volvió a ganar en la eliminatoria, pero no jugó bien, y mucho menos, jugó bonito. He ahí el dilema. Le rinde a Pékerman y nadie podrá reclamarle porque ya son 23 puntos a dos unidades de la clasificación; pero lo estético no está del lado de un equipo que en los últimos tres partidos de eliminatorias, dejó como figuras fueron al arquero David Ospina y al defensor Mario Alberto Yepes.

Algo no está funcionando realmente. Con la variedad de atacantes que existen por vez primera en Colombia, se juega muy poquito en ataque. A Pékerman le basta con convocar a Bacca, Jackson y Darwin, pero no los pone. No llamó a Dorlan Pabón y para él no existe Wilder Medina. También es cierto que el mejor jugador que tiene Colombia en estos momentos, James Rodríguez, no jugó mucho y por lesión no estuvo ante Perú. El andamiaje nacional se resiente totalmente sin James. Desde el hermoso partido en Santiago ante Chile, el mejor de las eliminatorias sin lugar a dudas; el equipo de Pékerman no juega bien ni bonito, pero gana. Frente a Argentina y Perú, el técnico argentino priorizó el resultado por encima del espectáculo y los goles. Logró cuatro puntos de seis. Resultados y eficacia, y allí, no hay manera de controvertir a Pékerman y sus maneras.

Pasando a Liga colombiana, ciertamente se ve la mejoría en el nivel de juego en plenos cuadrangulares. Partidos que no solamente se tiñen de emoción, sino que muestran una depurada técnica, que en el Todos contra Todos, no existe y es sacrificada siempre en pos del mero resultado. Primero Millonarios y Caldas brindaron un espectáculo digno de finales, con un partido de ida y vuelta, y donde el chocoano Erick Moreno, el defensor Pedro Franco y el veterano Mayer Candelo, dieron cátedra. Mientras el Once Caldas, tuvo en Jámel Ramos, Gonzalo Cabrera y José Fernando Cuadrado sus mejores unidades. Por llegadas y fútbol, ganó Millonarios.

Santa Fe mostró su experiencia y manejo, con el mejor equipo de la actualidad colombiana. No ganó en Cali, por los avatares del fútbol y por aquel penal del minuto 54 de Vladimir Marín sobre Yulián Anchico que no sancionó el antioqueño Adrián Vélez, que de “miranda”, le metió la mano a los cardenales y favoreció a los azucareros. Leonel Álvarez es un inmenso técnico, mira para el banco y no tiene repuestos, ni alternativas. Cali no tiene nómina para pelear de tú a tú. El chico Miguel Murillo, le salvó los muebles, porque Leonel no tiene más atacantes que Edixon Perea y a veces, “Manga” Escobar. Hace mucho el Cali, con tan poquito.

El Tolima en Itagüí dio un recital. Entre los vallecaucanos Andrés Felipe Andrade y Yimmi Chará, más el bogotano David Silva y el arquerazo paraguayo Antony Silva, superó por largo al cuadro antioqueño que se vio apresurado, nervioso y dependiente del veterano Víctor Cortés. Fue una victoria justa la del visitante y con todos los ribetes de una actuación memorable.

En Pasto, Juan Carlos Osorio nuevamente cambió la formación inicial. Sorprendió con varios cambios en el once verdolaga y el primer tiempo fue a penas un pincelazo de estilo. Al final, también en el minuto de Dios, el Pasto le birló los tres puntos a los verdolagas con gol del cartagenero Pacheco. Justicia divina, porque el árbitro Gamarra, le había birlado un claro penal de Valencia sobre Villota, dos minutos antes. Arden los cuadrangulares y se eleva el nivel de juego.

P. D.

La Copa de las Confederaciones sin Alemania, tal vez el mejor seleccionado actual; además sin Holanda, Argentina y Colombia, sabe insípida.

Volvió “Tosferina”, le hizo tres goles a Guatemala y los medios de comunicación derramados en elogios. El negocio, el marketing, la parafernalia. Tosferina, no le pega sino a los chicos. ¿No estaba tan lesionado? O es que como siempre, escurre el bulto cuando los rivales son grandes, o se juega duro en La Paz, ante Colombia y Ecuador o frente a la máquina del Bayern Munich.

Contacto: wilfridof48@gmail.com

email
Anterior

Nacional Interclubes de patinaje artístico en Rionegro clasificatorio al Mundial

Siguiente

Bogotá dominó las Olimpiadas Especiales Fides Compensar 2013