OtrosSalud

Ser Vegetariano

“La grandeza de una nación y su progreso moral pueden medirse por el trato que reciben sus animales” -Mahatma Gandhi-

La palabra vegetariano, fue utilizada por primera vez en 1842 por los fundadores de la Sociedad Vegetariana Británica. Proviene del latín “vegetus” que significa “íntegro, sano, fresco o vigoroso”, mental y físicamente, pero el significado original de la palabra implica mucho más que una dieta de frutas y vegetales, abarca toda una filosofía equilibrada y un sentido moral de vida.

En el mundo, cada vez existen más personas que se adhieren al vegetarianismo. Unos lo hacen para perder peso, otras por razones de ideología y otras para reducir el riesgo de padecer determinadas patologías como el cáncer, enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad… o para proteger los derechos de los animales.

 Existen diferentes tipos de vegetarianos, entre ellos:

Los Veganos: que son los que se alimentan de vegetales, leguminosas, germinados, algas, granos, etc. pero no consumen productos derivados de animales, como carne, leche, huevos o miel.

Los Lactovegetarianos: No consumen carnes rojas, pescados, ni aves, pero sí lácteos y miel.

Los Ovolactovegetarianos: No consumen carnes rojas, pescados, ni aves, pero sí huevos, lácteos y miel. Este régimen es el más recomendable para iniciarse en el vegetarianismo, porque aporta fibra, reduce el consumo de grasas saturadas, hace que los riñones se esfuercen menos, y aporta los mismos nutrientes que las carnes y lácteos, siempre y cuando sea variado y se seleccionen bien los alimentos.

 Sin embargo, antes de volverse vegetariano, es aconsejable consultar a un médico o nutriólogo; ya que las mujeres embarazadas, o en período de lactancia, los deportistas que gastan mucha energía o los niños y jóvenes en crecimiento o desarrollo, necesitan aumentar el consumo de nutrientes.

Quienes vayan a empezar un régimen vegetariano, no deben cambiar la alimentación de un día para otro, porque el cuerpo necesita un tiempo para adaptarse a los cambios gradualmente.

Se puede empezar reemplazando dos o tres veces por semana la carne por cereales o granos.

Ir reduciendo poco a poco las cantidades de carne o pescado.

Preparar comidas donde la carne y el pescado se usen como condimento y no como ingrediente principal, por ejemplo paellas o ensaladas.

E incluir con mayor frecuencia frutas, frutos secas, verduras, cereales, leguminosas, algas, levadura de cerveza y derivados de soya.

Ser vegetariano implica no incluir en la dieta carne y, en algunas ocasiones, todos aquellos alimentos que proceden de los animales. De modo que los vegetarianos, se alimentan únicamente de vegetales o de sustancias de origen vegetal.

 “Vendrá el tiempo en que los hombres considerarán la matanza de animales igual como consideran ahora la de los hombres”. -Leonardo Da Vinci-

Fuentes: uva.org.ar y revoluciondelacuchara.org

email
Anterior

Así se jugará la primera fecha de la Liga Águila

Siguiente

La poesía del tablón