OtrosSalud

Síndrome de los veintitantos

La Crisis del primer cuarto de vida o síndrome de los veintitantos es un término aplicado al período de la vida que sigue inmediatamente después de la adolescencia, usualmente entre los 21 y 30 años. Actualmente, es ampliamente aceptado por profesionales de la salud mental.

Se trata de ese periodo donde los jóvenes atraviesan el proceso de pasar a una etapa adulta llena de horarios, responsabilidades y cuentas por pagar… la independencia familiar.

Alexandra Robbins y Abby Wilner, quienes escribieron el primer libro sobre el tema:  La crisis del cuarto de vida: Los desafíos únicos del veinteañero, aseguran que en esta etapa hay una crisis de identidad.

Algunos síntomas de quienes sufren este síndrome son:

Empiezan a sentirse inseguros y se preguntan dónde estarán en un año o dos, pero luego se asustas al percatarse que apenas sabes dónde están ahora.

Se empiezas a dar cuenta de que hay un montón de cosas sobre sí mismos de las que no sabían y que quizás no le gusten.

Se dan cuenta que cada vez es más difícil ver a los amigos y coordinar horarios por diferentes cuestiones: trabajo, estudio, pareja, etc…

Cada vez disfrutan más de esa cervecita que sirve como excusa para charlar un rato.
Las multitudes ya no son “tan divertidas”… hasta a veces les incomodan.

Extrañan la comodidad de la escuela, de los grupos, de socializar con la misma gente de forma constante.

Se empiezas a dar cuenta que mientras algunos eran verdaderos amigos, otros no eran tan especiales después de todo.

Ríen con más ganas, pero lloran con menos lágrimas, y con más dolor.

Se les rompe el corazón y se preguntas como esa persona que amaron tanto les pudo hacer tanto daño. Quizás se acuesten por las noches y se pregunten por qué no pueden conocer a alguien lo suficientemente interesante como para mantener una relación estable y feliz, o en su defecto,  no estás seguros de estar preparados para comprometerse por el resto de la vida.

Salir tres veces por fin de semana resulta agotador y significa mucho dinero para sus pequeños sueldos.

Miran su trabajo y quizás no estén ni un poco cerca de lo que pensaban que estarían haciendo. O tal vez estén buscando algún trabajo y piensan que tienen que comenzar desde abajo, lo que les da un poco de miedo.

A veces se sienten geniales e invencibles, y otras… temerosos y confundidos.

De repente tratan de aferrarse al pasado, pero se dan cuenta que el pasado cada vez se aleja más y que no hay otra opción que seguir avanzando.

 

Fuente: reena.es

 

 

 

email
Anterior

Poesía / Jaque Mate

Siguiente

Resultados Vuelta a Colombia Master 2014