LiteraturaOtros

Soneto a Mané Garrincha

Por Vinicius de Moraes (1913-1980) poeta y músico brasileño.

A un pase de Didí, Garrincha avanza

con el cuero a los pies, el ojo atento,

dribla una vez, y dos, luego descansa

cual si midiera el riesgo del momento.

Tiene el presentimiento, y va y se lanza

más rápido que el propio pensamiento,

dribla dos veces más, la bola danza

feliz entre sus pies, ¡los pies del viento!

En éxtasis, la multitud contrita,

en un acto de muerte se alza y grita

en unísono canto de esperanza.

Garrincha, el ángel, oye y asiente: ¡goooool!

Es pura imagen: la G chuta la O

dentro del arco, la L. ¡Es pura danza!

email
Anterior

Hoy recordamos a "Garrincha"

Siguiente

Johnny Weissmüller: De hombre pez a hombre mono