OtrosSalud

Trasnochar, hábito poco sano

No dormir por la noche es perjudicial para la salud, aunque se duerma y recupere el sueño a la mañana siguiente. Según los expertos, no sólo se debe dormir un cierto mínimo de horas, sino que éstas deben ser nocturnas. 

Dormir de noche, no es un capricho del cuerpo. El reloj biológico, nos hace funcionar de manera equilibrada. El sueño no es sólo para descansar y reponer fuerzas: mientras dormimos se renuevan las células del cuerpo, piel y vísceras. Asimismo, se forman defensas contra las enfermedades, entre otras cosas, pero además, no dormir lo suficiente también repercute en el carácter y el rendimiento académico o laboral.  


Según el prestigioso neurólogo chileno Walter Avdaloff, en las dos últimas décadas, en el mundo,  ha habido una reducción progresiva de las horas de sueño quizá por  la escasa importancia que le damos al sueño en nuestra cultura; incluso hay quienes lo consideran superfluo, algo que si pudieran evitar lo harían encantados. Pero está mal creer que se puede dormir tres horas y estar bien, dice el especialista. 

Pero no solo trasnochamos por andar de rumba, de 7 y 8 horas pasamos a dormir 6 horas o mucho menos, y esto se debe, en parte, al trabajo, las largas distancias entre las oficinas o las universidades y las casas, la internet, la televisión. El ritmo de vida actual nos satura de actividades las 24 horas, los 7 días de la semana y eso nos lleva a extender las agendas a horarios que en el pasado eran para dormir. Hoy en día trasnochamos más y dormimos menos.

Es de vital importancia darle al cuerpo las horas de sueño suficientes ya que de lo contrario, se pueden desarrollar una serie de enfermedades como: insomnios severos, alteración del metabolismo e incluso la producción de hormonas, accidentes cerebrovasculares, hipertensión arterial, problemas cardiacos, acumulación de toxinas, deterioro mental, ansiedad, irritabilidad, molestias gastrointestinales, colesterol. Diabetes, aumento de peso y de paso, también arrugas, ojeras, envejecimiento prematuro, caída del cabello, cansancio, entre muchas otras cosas. 

Estudios científicos indican cuántas horas son necesarias para dormir de acuerdo con la edad.  De tal forma, los niños en edad preescolar deben dormir entre 11 y 13 horas, cantidad que baja una vez que ingresan a la escuela, a entre 10 y 12 horas. Los preadolescentes deben dedicar al menos entre 9 y 11 horas de descanso y los adolescentes entre 8 y 8 horas y media mientras que para los adultos la cifra ideal es de 8 horas nocturnas.

  

 

Fuente: www.revistamujer.cl

email
Anterior

Poesía de fútbol / Domingos por la tarde

Siguiente

Colombia con cupo al Mundial sub 23 de Voleibol