OtrosSalud

Una manzana al día, mantiene al médico en la lejanía

Después de la publicación de estudios recientes sobre las propiedades beneficiosas de la manzana, el refrán inglés “an apple a day keeps the doctor away” (una manzana al día mantiene al médico en la lejanía), bien podría modificarse por “una manzana al día mantiene al cardiólogo alejado”. Sus beneficios convierten a la manzana en un alimento muy recomendable, especialmente para la salud del corazón.


Beneficios de comer una manzana al día:
Pero realmente ¿por qué una manzana es buena para el corazón? Además de ser una fuente rica en fibra, la manzana contiene compuestos como la pectina o los polifenoles que ayudan a proteger la salud del corazón, ya que disminuyen los niveles de colesterol LDL (malo) y otras sustancias dañinas en la sangre.

Mejora los niveles de colesterol:
Un estudio de la Universidad de Ohio, que se acaba de publicar en la revista Journal Foods, sugiere que comer una manzana al día durante cuatro semanas reduce en un 40% los niveles de colesterol LDL oxidado en la sangre. Cuando el colesterol LDL interactúa con radicales libres se convierte en oxidado -se le conoce como el cuarto colesterol en el ámbito científico-. Esta forma oxidada del LDL (ox-LDL) es un tipo de colesterol estrechamente asociado a la inflamación que puede causar lesiones en las arterias, acelerando el proceso de la aterosclerosis, responsable de infarto de miocardio o angina de pecho.

Asimismo, científicos de la Universidad de Florida, liderados por Bahram Arjmandi, mostraron en un estudio que las manzanas reducían de forma considerable los niveles de colesterol, y con resultados visibles en tan solo seis meses.

En el estudio participaron 160 mujeres de entre 45 y 65 años: la mitad tomó 75 gramos de manzanas secas y el otro grupo consumió ciruelas pasas. La investigación reveló que las que habían ingerido manzanas habían disminuido en un 23% el colesterol LDL (malo) y aumentado un 4% el colesterol HDL (bueno).

Este efecto protector de la manzana contra el colesterol se debe a su contenido en pectina, -un tipo de fibra soluble con propiedades favorables en el metabolismo del colesterol- y en flavonoides, unas sustancias antioxidantes que se encuentran en la piel de esta fruta.


Reduce la inflamación:
Según el mismo estudio, las personas que tomaron las manzanas también presentaron una reducción de los niveles de hidroperóxido y de proteína C reactiva -ambos marcadores de inflamación- asociada a enfermedades cardiovasculares y diabetes, gracias a su contenido en sustancias antioxidantes como los polifenoles.

¿Un remedio contra la obesidad?

La investigación de la Universidad de Florida reveló además que el grupo de mujeres que ingirieron una manzana al día adelgazaron una media de casi 1.500 gramos de peso. Estos datos confirman que comer manzanas, -a pesar de sus 77 calorías por 145 gr- puede ayudar a reducir peso, especialmente por ser una fruta rica en fibra y debido a que la piel de la manzana –una razón más para comerla sin pelar- contiene altas concentraciones de ácido ursólico.

Precisamente, en un estudio con animales un equipo de científicos de la Universidad de Iowa, dirigido por el profesor Christopher Adams, descubrió que el ácido ursólico, además de aumentar la masa muscular –podría ser utilizado como tratamiento para la atrofia muscular-, incrementa la grasa parda o tejido adiposo marrón, ambos factores que ayudan a quemar calorías. Además mostró otros efectos en ratones como la reducción de grasa corporal, la disminución de niveles de glucosa y de colesterol.

Otras propiedades saludables:
La manzana no solo es saludable para el corazón, sus beneficios están relacionados también con la mejora de la salud pulmonar, la prevención de ictus y de ciertos cánceres.

Si quieres cuidar tu salud, no olvides comerte una manzana cada día.

Fuente texto: about.com
Fundación Santiago corazón

email
Anterior

Resultados fecha 3, Liga Argos Futsal

Siguiente

Carlos Oquendo y María Camila Londoño, campeones del Nacional de BMX