Polideportivo

Jhonathan Flórez, el colombiano que desafía la altura y se funde con el aire

Cuando el colombiano se enfunda en su traje con alas y se lanza desde un rascacielos o una aeronave se convierte en uno solo con el aire.

Flórez, quien nunca ha sido profeta en su tierra, fue campeón mundial de vuelo en traje con alas en el torneo realizado el pasado 13 de octubre en la montaña Tianmen, en la provincia de Hunan (China), en donde superó al estadounidense Noah Bahnson y al francés Vincent Descols.

Allí pudo experimentar una vez más la sensación de miedo que nunca ha perdido y que considera algo sano por una cuestión de instinto de supervivencia.

“Miedo siempre se siente, nunca se pierde, es algo que te ayuda a respetar tus límites y te ayuda a mantener sano. Se deja el miedo que te aterroriza y pasa a ser un respeto que te ayuda. El miedo y ese respeto no se pierden, es más, nunca se deberían perder”, señaló.

Flórez hará por primera vez una gran exhibición en Colombia este viernes cuando se lanzará en caída libre desde un helicóptero, utilizando su traje con alas, unos mil metros por encima del santuario de Monserrate en Bogotá, que tiene una altura de 3.125 metros.

“Voy a bajar y al volar voy a pasar al lado de la iglesia de Monserrate aterrizando en la parte de abajo de Bogotá”, dijo.

El colombiano intenta contar esa sensación de volar como un ave, de la que dice que para poder entenderla “hay que vivirla, y aquellos que la hemos vivido no la podemos explicar”, comentó.

Sin embargo, manifiesta que es como “un sentimiento de libertad, de furia, de compenetración en el momento, donde no existe nada más, porque el nivel de concentración de todos tus sentidos está inmerso en ese momento; es como una sensación religiosa”, manifestó.

Flórez que también tiene en su palmarés cuatro récords Guinness tras hacer el salto más largo de la historia, el 20 de abril de 2012 en el departamento colombiano de La Guajira, desde una altura de 11.358 metros, cuenta el por qué de su gusto por un deporte no convencional, como él mismo lo llama.

“Siempre he tenido fascinación por el aire, por las cosas que vuelan y en este deporte me descubrí a mí mismo, descubrí que era lo que quería hacer y cómo quería vivir mi vida, y es un deporte que me ha brindado muchas cosas”, explicó.

“En el momento en que yo salto me convierto en uno con el aire, en uno con el universo, en realidad me siento muy feliz porque lo que empezó como una curiosidad, pasó a ser un deporte, después una obsesión, eventualmente fue mi profesión y ahora es toda mi vida”, agregó.

Flórez explica que en realidad practica dos deportes, el paracaidismo, que se hace desde aeronaves, y el salto base que es desde estructuras fijas como puentes, peñascos y edificios.

“Dentro de estos dos deportes hay una subdisciplina que es el vuelo en traje con alas en el que antes de aterrizar hay que abrir un paracaídas”, añadió.

Y aclara que en Colombia saltar en traje con alas la hacen cerca de diez pilotos, “pero que además hagan salto base en el país, únicamente yo”.

Con la exhibición que hará en Bogotá, el llamado “hombre pájaro” espera que los colombianos vuelvan la mirada a un deporte que como otros, entre los que menciona el bicicross, patinaje, automovilismo, etc, se han destacado fuera del país, pero que según él, “parece que solo el fútbol es noticia en Colombia“.

“Hay una especie de ignorancia deportiva del público que lo único que quiere ver es fútbol, pero hay opciones diferentes”, enfatiza.

Y lo dice con la satisfacción de haber ganado la medalla de oro en China, “que en mi campo es como mi medalla olímpica”.

Con sólo 30 años, Flórez ha realizado más de 2.000 saltos en traje con alas en diferentes lugares del mundo, entre ellos uno sobre las líneas de Nazca de Perú y sobre el cerro del Corcovado en Río de Janeiro.

Con agencia.

Foto: Red Bull.

email
Anterior

El técnico del Borussia Dortmund amplía su contrato hasta 2018

Siguiente

Holanda dio su nómina para enfrentar a Colombia en partido amistoso