FarándulaNatación

Johnny Weissmüller: De hombre pez a hombre mono

Peter Jonas Weissmüller, más conocido como Johnny Weissmüller, considerado como uno de los mejores nadadores de todos los tiempos, fue un campeón olímpico, y actor de cine norteamericano de origen austro-húngaro, nacido el 02 de junio de 1904 y fallecido en Acapulco el 20 de enero de 1984.

Tuvo una infancia muy difícil, sufriendo de poliomielitis. Por recomendación del médico, con la finalidad de fortalecer su débil constitución física, se inició en la natación, actividad que practicaba en el lago Michigan de la ciudad de Chicago.

En 1920 comenzó a entrenar con William Bachrach (el instructor más famoso de esa época), quien lo llevó a perfeccionar su estilo en la brazada de crowl  (muy elevada) con seis patadas por cada dos brazadas en perfecta sincronización, y su particular giro de cabeza para respirar, moviéndola libremente de lado a lado, inhalando y exhalando a ambos costados.

 Mientras trabajaba como botones en el Plaza Hotel de Chicago, se preparaba para acudir a los VIII Juegos Olímpicos que tendrían lugar en París del 4 de mayo al 27 de julio de 1924. Descolló en esa justa olímpica al ganar tres medallas de oro en los 100, 400 y en el relevo 4×200 metros estilo libre, además de obtener el bronce con el equipo de  waterpolo de EEUU.

Cuatro años después, en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam 1928 se colgó otras dos preseas doradas en los 100 metros y 4×200 relevo estilo libre. En los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1932 no se le permitió competir por haber sido modelo de ropa interior para la firma BVD. Además, ganó 18 campeonatos nacionales de los Estados Unidos y estableció 28 récords mundiales.

 Apodado Big John, medía 1,91 m. Tenía una férrea voluntad y magnífica figura con sobresalientes cualidades atléticas,  un cuerpo escultural, musculoso y bien tonificado. El ejercicio siempre lo apasionó a tal punto que estaba convencido de que “la competición atlética entre personas y naciones debería reemplazar la violencia y las guerras”.

 En 1932 la Metro Goldwyn Mayer lo escogió entre 150 participantes para interpretar con todo éxito a Tarzan en el cine, siendo el sexto actor en encarnarlo, rol que asumió en 12 películas, siendo el Tarzan que más popularidad ha tenido. Incluso tiene una estrella en el paseo de la fama de Hollywood. Además, trabajó en 75 capítulos de la serie de televisión estadounidense Jungle Jim.

Weissmüller fascinaba a las mujeres, y a pesar de que fue todo un seductor, con millones de fans, su vida sentimental fue bastante tormentosa. Tuvo varios affaires, se casó seis veces, tuvo tres hijos.

 Tras sufrir un ataque cardíaco en 1973, romperse la cadera en 1974 y dos derrames cerebrales entre 1976 y 1978, estableció su residencia en Acapulco, donde murió de un edema pulmonar en medio de grandes dificultades económicas.

 Dicen las malas lenguas que sufría además de un cierto deterioro mental,  ya que al parecer, estaba convencido de ser realmente Tarzán. Verdad o mito, lo cierto es que dando cumplimiento a su última voluntad, en sus exequias mientras su ataúd descendía hacia su morada final, sonaba  una grabación del inolvidable alarido del Hombre Mono.

email
Anterior

Soneto a Mané Garrincha

Siguiente

Consejo a los deportistas: "Céntrate en lo que depende de ti... y olvídate del resto"