OpinionPolideportivo

(Opinión) El éxito no es el fin, por Baltazar Medina

A continuación, apartes de la intervención de Baltazar Medina, presidente del Comité Olímpico Colombiano, en la noche de gala del deporte nacional en el teatro Colón de  Bogotá.

“A todos ustedes, queridos atletas, nuestra gratitud y nuestro reconocimiento por ser parte de Lo Mejor de lo Nuestro, por ser parte de nuestro sano orgullo nacional y por ser ejemplo y modelo para la presente y futuras generaciones.

Esta responsabilidad, la de ser referentes como ejemplos a seguir para la sociedad, es la más delicada responsabilidad social que tienen todos ustedes. Por eso, en la única prueba  en la que no pueden fallar es la de la búsqueda de la excelencia, como uno de los valores olímpicos que inspiran a los jóvenes a ser mejores cada día, y para lograrlo no se pueden olvidar de observar ciertas reglas de oro, para seguir siendo exitosos, a través de la vida, como lo son hoy.

En primer lugar deben tener siempre presente que el éxito no es el fin, sino  solo un escalón más que se asciende, para seguir en su interminable búsqueda con más confianza y optimismo. En segundo lugar, el éxito tampoco es una vitrina para exhibirse ante los demás, sino una “satisfacción personal por haber conseguido el objetivo, es el orgullo por el trabajo bien hecho, es un sentimiento de satisfacción, porque  tu esfuerzo ha servido para hacer feliz a la gente.

A propósito de los riesgos de la  mala ostentación del éxito en el deporte, Jorge Valdano, un exfutbolista, igualmente exitoso como ustedes, afirma en su libro Los Once Poderes del Líder, que el éxito es un poderoso afrodisíaco, pero un pésimo consejero. Por eso afirma que la humildad es la única rienda  posible para contener las tentaciones de la vanidad.

“La humildad  respeta las diferencias, pero mucho más que eso, la humildad sabe escuchar, genera empatía y produce confianza. La pérdida de la humildad nos expone a ir de campeones por la vida, olvidándonos de dónde venimos, para dónde vamos  y cuán importantes han sido todas las personas que nos han acompañado y apoyado en el difícil andar del camino hacia el éxito”, termina afirmando Valdano

“Queridos atletas,  quiero invitarlos entonces a renovar sus compromisos con su deporte y con su proyecto de vida, sin perder la humildad, para lo cual tienen la poderosa herramienta de su condición de deportista excelencia, como un poderoso medio, que bien utilizado los puede llevar a formarse para la vida y a alcanzar sus sueños como deportistas y seres sociales, sin perder de vista que la fama y la gloria son efímeras y que la humildad y la sencillez son las mejores virtudes que debe encarnar quien se quiera acercar al éxito, pues son estas dos virtudes la llave maestra para abrir todas las puertas frente a las cuales los puede colocar su prestigio como ídolos deportivos, pero ante todo, son el antídoto efectivo para combatir los delirios de grandeza que muchas veces nos hacen perder el norte.”

Anterior

Ayron del Valle no fue sancionado

Siguiente

Eíder Arévalo, deportista del año de Bogotá