Polideportivo

Óscar Muñoz, con oro en los Juegos Deportivos Nacionales

El medallista de bronce olímpico ganó medalla de oro por equipos.

De aquel hombre de rostro serio y de ojos apagados, por la derrota, del sábado pasado, pasamos al muchacho alegre y sonriente que, con la medalla de oro en su pecho, recobró la esencia de su vida: la victoria.

Óscar Muñoz, el taekwondista cesarense que nos regaló aquella inmensa alegría en el 2012 cuando ganó una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres, se detuvo un instante para saludar a algunos de sus contrincantes, con quienes minutos antes, junto con sus cuatro coequiperos, se batió como un león en el tapiz del Coliseo de la Universidad Tecnológica de Chocó.

Muñoz hizo parte del equipo vallenato del TK5, categoría en la que se enfrentan cinco contra cinco de distintos pesos, el cual ganó la medalla de oro y, de paso, cerró las competencias del campeonato de los Juegos Deportivos Nacionales 2015.

¿Es una recompensa a lo que pasó en la competencia del sábado, 7 de noviembre, donde fue derrotado en la final por Román Mosquera, de Antioquia?

“Sí, siempre hay tropiezos, pero bueno, ahora gracias a Dios pudimos sacar esta medalla dorada. Hemos recobrado la alegría y tenemos que seguir luchando”.

¿Cómo analiza el comportamiento de su equipo en esta competencia de cierre?

“El equipo se comportó muy bien. Trabajamos muy unidos y esa fue la clave de la victoria. Yo creo que esa es la base para ganar en este tipo de competencias. Hay que estar muy unidos, saber cómo enfrentar al de mayor peso y también a los de menores categorías”.

¿Cómo se trabaja esta modalidad, en la que toman parte competidores de distintos pesos y categorías?

“Son cinco minutos con un contrincante de la misma categoría. Después son cinco minutos con un rival al azar, sea pesado o liviano, pero siempre es cacho adentro”.

¿Y cuando a uno le toca enfrentar al más pesado, cómo hace?

“Uno tiene que pararse como si él también fuera del peso de uno porque si te amedrentas, él se aprovecha de eso y te gana”.

En lo personal, Óscar, ¿cuáles son sus sensaciones del campeonato? ¿Cómo califica lo hecho por usted en estos Juegos?

“Bueno, no estuve al ciento por ciento como quería, pero me voy satisfecho y a seguir trabajando”.

¿Le faltó algo en la preparación o todo se debió a circunstancias de la competencia?

“Yo creo que a veces le faltan cosas a uno, pero hay que seguir. No puedo parar, tengo que mantenerme y con el trabajo se da uno cuenta de las cosas que a veces le falta para que todo salga perfecto”.

¿Qué viene ahora para usted Óscar?

“Ahora tenemos un Suramericano en Perú y también tenemos que seguir la preparación para la eliminatoria continental y para los Juegos Olímpicos de Río 2016”.

El deportista de 22 años se dedica exclusivamente al taekwondo, respira y vive de esta disciplina. Todo en su vida está relacionado con la práctica del deporte.

“Trabajo todos los días, dos veces. Por la mañana hago preparación física y por la tarde trabajo táctico. De resto, frecuento mucho mi casa en Valledupar y a veces voy a cine. El estudio no lo he podido continuar porque esto es de todo el día. Pero llegará el momento para hacerlo”, dijo.

Entre esas “cosas” lleva las dos medallas, una de oro y otra de plata, que le indican que aún sigue siendo el mejor y que muchas cosas grandes están por venir para él y para Colombia.

Prensa Coldeportes – Acord.

email
Anterior

Colombia trabajó con su todo su plantel con miras al duelo frente a Chile

Siguiente

Santiago Ramírez, el rey de la velocidad en los Juegos Nacionales