Polideportivo

Pienso irme de la Federación: Ana Edurne Camacho

Por: Gonzalo de Feliche. Presidenta de la Federación de Levantamiento de Pesas, le contó a Rafael Villegas, director de ColombiaSports, que analiza abandonar su cargo por irregularidades en el ambiente en el deporte. A pesar de los exitosos resultados, diversos factores parecen mancillar el éxito.

“De las pesas me gusta el contacto humano, el trabajo, el amor por los muchachos, su dedicación, su intención de salir adelante. El roce con el atleta me parece fundamental. Pero no me gusta el ambiente: es muy hostil” se sinceró Edurne.

La selección colombiana de Levantamiento de Pesas, deslumbró en los Juegos Panamericanos de Toronto conquistando trece medallas (ocho doradas) siendo la disciplina nacional más galardonada. Cada atleta de la delegación se subió al podio y elevó la bandera de la nación en la cima continental.

Levantamiento de Pesas: las dualidades de la gloria

Positivo. Auténtico. Genuino. Solidario. Serio. Responsable. Comprometido. Real. Histórico. Todos ellos son adjetivos que irradian del proyecto integral que pregona la Federación Colombiana de Levantamiento de Pesas. El esfuerzo, los silencios y la ‘verraquera’ confirmaron al país como la potencia continental en desarrollo.

Una pieza fundamental del trabajoso experimento es Ana Edurme Camacho, presidenta de la Federación. Dialogando con Rafael Villegas, director de Colombia Sports, expuso diversas opiniones sobre el dificultoso pasado, el magistral presente y el deseoso futuro que vislumbra para el levantamiento de pesas de Colombia.

Edurne pondera que la bandera simbólica que el equipo de trabajo inculca a los deportistas, flamea en los principios de ética y moral para la formación psicológica y espiritual: “¿En que radica el éxito? En la confianza, el respeto y el valor que se le da al atleta. No hay favoritismos. Todos están en el mismo corazón y tienen las mismas condiciones. Eso ha hecho que los resultados se vean” reconoce. Además, indica que el levantamiento de pesas “volvió a posicionarse, a rescatar el nivel que debe tener, no sólo en Colombia sino el área panamericana. Nos respetan. Lo que ha ganado el país es muy importante”.

A pesar de los logros y los propósitos siguientes, Ana Edurne, como talento ejecutivo del deporte en cuestión, observó rasgos desalentadores en cuanto al futuro desde lo administrativo, situación que la hace recapacitar acerca de su continuidad en la Federación. “Se manejan intereses muy bajos y nunca se piensa en el país, sino en logros individuales. Se piensa en cada uno y me desmotiva para continuar en la Federación”, aclara.

Para finalizar dejó una frase a reflexionar sobre un deporte en ascenso, que resulta tener disgustos y hastíos en un costado taciturno que no se conoce: “El ambiente no es el mío. Son aguas turbulentas y oscuras que no me gustan”.

email
Anterior

Con Santiago Arias, PSV empató en el inicio de la Liga de Holanda

Siguiente

(Audio) Gallardo: Era en vano hacer tanto sacrificio para irse con las manos vacías